Un viaje del corazón en el Helénico

*Obra reflexiona acerca de la importancia de cuidar los vínculos que amamos

*Obra reflexiona acerca de la importancia de cuidar los vínculos que amamos

Por Miroslava Cárdenas

México, 17 de enero (Notimex).— En el Foro la Gruta, el Colectivo Sal Si Puedes presenta El viaje del corazón, puesta en escena que bajo la dirección de Ireli Vázquez, expone lo profundo, complejo y emotivo que puede ser el amor filial de un padre a su hijo.        "¿Qué fue primero: el ojo o el sol?", pregunta Dédalo, un padre inventor —protagonizado por Tomás Rojas— a Ícaro, su hijo curioso, juguetón y enérgico —representado por Paulina Arriaga—, antes de adentrarse en la filosófica tarea de sobrevivir juntos en el Laberinto: un lugar creado por Dédalo ante la orden del rey Minos para esconder a su hijo Minotauro.       Con el Laberinto simbolizando a la mente humana, el espacio habitado por elementos mínimos de utilería y un diseño sonoro e iluminación tenue, se logra la evocación de un espacio íntimo: “Un espacio pequeño que rememore lo interno y que se ilumine de dentro hacia afuera, por ello, cada uno de los personajes hace uso de la luz desde su espacio... Debemos iluminarnos desde dentro”, señaló Ireli Vázquez al finalizar la función.       A lo largo de la obra, Dédalo e Ícaro descubren lo difícil que es mirar y reconocer al otro a partir de la mirada de la diferencia: de edad, de intereses, de placeres y prioridades. Descubren que crear y cuidar los vínculos amorosos, en este caso entre padre e hijo, no es algo ya dado, sino que se construye y aún más importante: se cuida.       Paulina Arriaga y Tomás Rojas enfatizaron que la obra busca “fomentar un paradigma del cuidado, pues cuidamos lo que amamos y amamos lo que cuidamos”. Por su parte, Vázquez rescató que la libertad es un elemento crucial en la puesta en escena: “Mirar la libertad como punto de reflexión para liberarnos de las heridas que nos han ayudado a justificar nuestros propios bloqueos. Hacer un parteaguas de la herencia y librarnos del laberinto familiar”.       El viaje del corazón es parte de la trilogía que el Colectivo Sal Si Puedes está estructurando, “las dos siguientes hablarán del vínculo madre-hija/hijo, y la última de la relación padre y madre, que llevará el título de Peces Rojos. La puesta en escena —bajo la producción de María Luisa Montiel, musicalización a cargo de Alina Maldonado, y como director técnico Abimael Méndez— se presentará en el Teatro Helénico del 18 de enero al 12 de abril. Es una obra divertida, íntima y reflexiva para padres e hijos.