Rohaní anuncia que Irán está enriqueciendo uranio a un nivel más alto

Irán está enriqueciendo uranio a un nivel más alto que antes de la firma del acuerdo nuclear de 2015, anunció este jueves el presidente iraní Hasán Rohaní.

Irán está enriqueciendo uranio a un nivel más alto que antes de la firma del acuerdo nuclear de 2015, anunció este jueves el presidente iraní Hasán Rohaní.

"Estamos enriqueciendo ahora más uranio que antes de que se alcanzara el acuerdo. (...) La presión ha aumentado sobre Irán, pero continuamos progresando", afirmó el mandatario en un discurso transmitido por la televisión estatal iraní.

Irán ha reducido gradualmente sus compromisos dentro del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), firmado en 2015, en respuesta a la retirada de Estados Unidos del pacto en 2018 y de la reimposición de sanciones que han paralizado la economía del país persa.

El pacto nuclear de 2015 estipulaba que Irán no podía superar un límite de almacenamiento de uranio de 300 kilos y de nivel de enriquecimiento del 3.67 por ciento.

El 14 de enero, Reino Unido, Francia y Alemania -firmantes del acuerdo nuclear de 2015- anunciaron que han activado el mecanismo de disputa por el incumplimiento de Teherán de los términos del acuerdo nuclear.

Por otra parte, el presidente Hasán Rohaní se refirió al ataque con misiles contra una base militar estadounidense en Irak, que dijo fue en represalia por el asesinato del general Qasem Soleimani.

El líder iraní afirmó que el ataque fue tan significativo que obligó a Estados Unidios a alejarse de las amenazas contra Irán, destacó la agencia iraní Tasnim.

El ataque con misiles contra la base aérea estadounidense de Ain al-Assad en Irak fue tan intensa que mantuvo al Pentágono despierto durante 24 horas, agregó Rohaní.

Destacó que no muchos países del mundo se atreven a oponerse a Estados Unidos y disparar misiles contra una importante base militar.

El 8 de enero, el Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica de Irán (IRGC) lanzó un ataque con misiles contra la base aérea de Ain al-Assad en la provincia occidental de Anbar en Irak, en represalia por el asesinato del teniente general Soleimani por parte de Estados Unidos.

Al menos 15 misiles llovieron sobre la base aérea, ninguno de los cuales fue interceptado por los sistemas de radar del ejército estadounidense.