Ser libre a través del arte

*Muestra "De Ícaros y Alas" estará en el Centro Cultural Veracruzano y ha sido solicitada en Marruecos, Singapur y Nueva York

*Muestra "De Ícaros y Alas" estará en el Centro Cultural Veracruzano y ha sido solicitada en Marruecos, Singapur y Nueva York

Por Luis Galindo

México, 15 de enero (Notimex).— El Kolectiv.feat, integrado por internos del Reclusorio Norte, visitó la exposición “De Ícaros y Alas. Libertad desde la Cárcel”, en la que exhibe 32 obras, en las salas del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.      Lulú Sánchez Puig, miembro fundador del colectivo y maestra del Taller de Expresión Artística en el Reclusorio Norte, comentó que la muestra incluye la serie "Ícaros y Alas", que próximamente estará en el Centro Cultural Veracruzano y podría llegar a Marruecos, Singapur y Nueva York, donde fueron invitados, "esperemos lo logremos, solamente nos faltan los recursos para ir”.      La mayoría de las obras muestra alas, porque “nos gusta soñar, pensar en Ícaro, ese personaje mítico que logró volar; dijimos, vamos a generar esas alas grandes, pintar cada pluma y permitirnos la libertad de trabajar pieza por pieza de manera individual en pequeño formato y luego generar una gran obra; algunas son intervenciones fotográficas con acrílico y óleos y otras son esculturas que están creadas a través de distintos materiales, como el pet y cintas adhesivas”, explicó.       Alejandro Sandria, quien desde hace año y medio se encuentra en libertad, comentó a Notimex que tiene unos cuatro años viviendo del arte, porque “he tenido la suerte que amigos y personas compran mis obras y cuando salí tuve la dicha de conocer a Juanjo Benítez, quien me apoyó y me dijo: tengo unas oficinas, me gustaría que las decoraras, lo que me impulsó a seguir pintando”.      El artista relató que desde que estaba como interno le llamaba la atención la palabra libertad, que es lo más preciado que tiene el ser humano, “estando en prisión, uno es libre de cierta manera y el pensamiento siempre será libre, aunque hay gente que te somete psicológicamente y está la presión social; pero a mí gusta expresar lo que es poder luchar, mostrarme como soy, con todos mis demonios, y plasmarlos en mis pinturas”.      Gerónimo Duarte expresó que su escultura trata sobre un personaje con una chamarra y pantalón pintado de colores y unas grandes alas, “el arte contemporáneo es hermoso, porque en el momento que tomo los pinceles y los deslizo para pintar, hago ver lo que está en mí, es algo maravilloso y pinto con el corazón; aunque me faltan dos o tres meses para obtener la libertad, la he logrado a nivel espiritual".