China debe enfrentar la realidad de Taiwán "un país independiente": Tsai

China continental debe enfrentar la realidad de que Taiwán ya es "un país independiente", afirmó la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, que demandó a Beijing "respeto" a la isla autónoma.

China continental debe enfrentar la realidad de que Taiwán ya es "un país independiente", afirmó la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, que demandó a Beijing "respeto" a la isla autónoma.

"No tenemos necesidad de declararnos un estado independiente", señaló Tsai a la cadena británica BBC. "Ya somos un país independiente y nos llamamos República de China, Taiwán", celebró.

Tsai, que defiende el statu quo de la isla y mantiene una posición de mayor enfrentamiento con la China continental, obtuvo el pasado sábado un claro triunfo, de mano del Partido Democrático Progresista (PDP), sobre su principal rival, el candidato pro chino, Han Kuo-yu.

Tsai obtuvo un récord de 8.17 millones de votos para asegurar un segundo mandato en las elecciones presidenciales del sábado, una victoria convincente sobre su principal rival, Han Kuo-yu del Kuomintang, aliado de Beijing, destacó South China Morning Post.

Los lazos oficiales se han suspendido desde que Tsai asumió el cargo en 2016 y se negó a aceptar el principio de "Una China", un entendimiento político de que solo hay una China con ambigüedad sobre si está gobernada por Taipei o Beijing.

China continental ve a Taiwán como parte de su territorio para ser devuelto a su control, por la fuerza si es necesario. Con Tsai como presidenta, Beijing ha aumentado la presión sobre la isla, incluso mediante la caza furtiva de sus aliados diplomáticos y la organización de ejercicios militares cercanos.

Ante esta amenaza, Tsai advirtió contra cualquier acción militar de Beijing, que respondió a su reelección acusando a su Partido Democrático Progresista de "tácticas sucias".

"La invasión de Taiwán es algo que va a ser muy costoso para China", advirtió la líder taiwanesa. "Somos una democracia exitosa, tenemos una economía bastante decente, merecemos el respeto de China".