Sobrevive mujer herida en la cabeza por bala perdida en Chihuahua

Chihuahua, 14 Ene (Notimex). – Rita Nohemí Gutiérrez Arreola, la mujer herida por una bala perdida en la cabeza la madrugada del 31 de diciembre, mientras celebraba el fin de año con sus amigos,...

Chihuahua, 14 Ene (Notimex). – Rita Nohemí Gutiérrez Arreola, la mujer herida por una bala perdida en la cabeza la madrugada del 31 de diciembre, mientras celebraba el fin de año con sus amigos, en Ciudad Juárez, salvó la vida y sólo mantiene daño en la audición del oído derecho, el cual estará en evaluación.

Al relatar los hechos, Gutiérrez Arreola recordó a su esposo a su lado y fue “él quien que me trajo al Hospital (General Regional) No. 66; estuve consciente todo el traslado, me sentí en confianza cuando entré y llegaron los enfermeros para darme los primeros auxilios; recuerdo que me sentaron en una silla y fue cuando perdí la conciencia”.

La vida de Nohemí, quien es madre de tres pequeños, corrió peligro a cada minuto por la pérdida acelerada de sangre de la cabeza, además de que el impacto de la bala la hizo caer y se estrelló contra una mesa de madera, lo cual le provocó también una herida profunda en la frente.

Al llegar al hospital, fue atendida las primeras horas del primero de enero del año en curso por el doctor Horacio Rafael Tinoco Vázquez, neurocirujano y director del Hospital número 66, en Ciudad Juárez, Chihuahua, y su cirugía duró más de tres horas.

Tinoco Vázquez refirió que estaba en una reunión familiar cuando recibió en su celular, la madrugada del primero de enero, el estudio de imagenología de una mujer con una bala en su cráneo, y que no dudó en acudir de inmediato al hospital, pues la gravedad de la herida en el cerebro podía agravarse a cada minuto.

“Una herida de proyectil de arma de fuego en cualquier parte del cuerpo compromete la vida, pero más siendo una lesión a nivel craneal; el cerebro es la estructura más importante del cuerpo y no puede ser sustituido como puede ser el caso del corazón o un hígado; era una situación que ponía en eminente riesgo su vida y no sólo de sus funciones”, indicó.

Luego de una cirugía, el equipo multidisciplinario pudo extraer el proyectil que no ocasionó una lesión demasiado extensa y tampoco comprometió las principales funciones cerebrales.

Durante la cirugía, y después durante su recuperación, Nohemí obtuvo la fuerza necesaria para salvar su vida del pensamiento centrado en tres pequeños de diez, ocho y tres años que necesitan a su mamá, señaló el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en un comunicado.

En el transcurso de su recuperación, uno de los mayores temores de Nohemí fue la posibilidad de perder parcialmente la memoria. La dieron de alta el 6 de enero, el Día de Reyes pudo regresar a casa.

“No había visto a mis hijos por estar hospitalizada, cuando salí de alta llegué a la casa, los vi y fue una sensación única, pensar que sus recuerdos en mi mente se iban a borrar y que es lo más precioso que yo tengo, fue algo muy fuerte", expresa.

Continua con las imágenes de como los agarró y los abrazó, "no quería yo soltarlos. Ellos me vieron, corrieron y me abrazaron: mami, te extrañamos; por eso estoy muy agradecida que hayan salvado mi vida”, recordó.

La única secuela que Nohemí presenta es un daño en la audición del oído derecho, el cual estará en evaluación por los médicos del Seguro Social a fin de conocer el daño que presenta y si es posible recuperar la función con una cirugía o rehabilitación.

“Ahora yo me siento en total plenitud, mucho mejor desde que llegué aquí; tenía temor de que por mis heridas no iban a quedar bien, pero ya sanaron y me retiraron los puntos. Dios me ha dado muchas fuerzas para salir adelante y sé que me puso a los mejores doctores del IMSS para que no perdiera yo mi vida y saliera adelante; estoy muy agradecida con ellos, de corazón se los digo”, resaltó.