LITORAL

ATRAPASUEÑOS

ATRAPASUEÑOS

EL MIEDO ES INTRÍNSECO AL SER HUMANO: ESTELÍ MEZA

Estelí Meza es una ilustradora y autora de libros para niños a quien lo que más le gusta hacer es lo primero, es decir llenar de vida en formas, figuras, líneas y colores los volúmenes dedicados a los infantes, no obstante que también lo ha hecho con literatura para adultos. No obstante, desde hace algunos años ha incursionado en la escritura de narraciones cortas que acompaña con sus propias ilustraciones.

Su primer trabajo de estas características es Lino felino (2013) y el segundo Angustia (2014), el cual obtuvo el XVIII Premio Internacional del Libro Ilustrado Infantil y Juvenil de la FILIJ en la categoría Proyecto de Libro. En 2019 salió a la luz su tercer volumen, El príncipe valiente tiene miedo, que actualmente promueve. Una de sus más recientes presentaciones la hizo en la pasada Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ).

Nacida en 1980 en la Ciudad de Meza, estudió Diseño y Comunicación Visual, con especialidad en Ilustración, en la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México. Obtuvo la maestría en Artes Visuales por la Academia de San Carlos. Por su trabajo ha sido seleccionada en el Catálogo Iberoamérica Ilustra, en el Catálogo de Ilustradores de la Secretaría de Cultura y en la Sharjah Exhibition for Children, en Emiratos Árabes Unidos. Ha ilustrado libros para diversas editoriales, así como para la Secretaría de Educación Pública y la revista Nexos.

En charla con Litoral, Estelí Meza explica que El príncipe valiente tiene miedo, publicado por el Fondo de Cultura Económica (FCE), nació porque de niña le gustaban mucho los cuentos de princesas y porque en particular la figura del príncipe valiente siempre le llamó la atención, se preguntaba si nunca tenía miedo de lo que tenía que hace como figura brava, como es pelear, combatir, derrotar, luchar contra otros reinos. Como ilustradora siempre tuvo ganas de ilustrar un personaje así.

En el proceso de hacer algo en este sentido se enteró que iba a ser tía, por lo que se decidió a escribir el libro que dedicó a su sobrino. Incluso, anota con picardía, hay una pequeña referencia a él, un guiño de ojo, porque en un momento del cuento el príncipe valiente lee un libro a los animales del bosque y ese libro es La Odisea, y como todos saben su protagonista tiene ese nombre.

Desde un punto de vista, con tratamientos como este se hace a los personajes de los cuentos de hadas más redondos, completos, tridimensionales, porque un príncipe puede ser valiente pero también tener miedo o una parte afectiva, sentimental. Lo mismo que una princesa no solamente es bella y amorosa o un rey justo y benigno, continúa al subrayar que este giro hace a los protagonistas más humanos, más cercanos a quienes leen sus historias.

EL MIEDO

El miedo es algo normal en el ser humano, algo que siempre tendrá, con el que deberá vivir, lidiar, por lo que hay que normalizarlo, saber que forma parte de cada uno y no es algo que deba exaltaros o desesperarnos. En el caso del príncipe de su cuento, al final lo mantiene, pero lo puede transformar, hacerlo otra cosa y enfrentar lo que le viene en la vida.

De esta manera, ella como escritora e ilustradora cumplió el objetivo que se propuso al empezar a hacerlo: lograr que los niños se identifiquen con el personaje, que sepan que tiene miedos y que todos los tenemos y no es nada extraordinario, forma parte de la vida, lo que se debe hacer es enfrentarlo y sacar cosas positivas de él, dice.

Comenta en ese sentido que en las presentaciones de su libro que ha hecho una parte interesante es que los niños le cuentan los miedos que tienen a diferentes cosas, como por ejemplo la oscuridad, las arañas o las ratas, pero también los papas los hacen, de manera que los primeros se dan cuenta que todos los tenemos, y eso es bueno porque nos volvemos conscientes de nuestras características, nos conocemos mejor y así podemos tomar mejores decisiones.

Sobre su trabajo creativo en esta obra, anota que en primer lugar es ilustradora, por lo que para este libro primero contó la historia con imágenes, colores, formas, etcétera, y luego fue la parte narrativa. Consciente de con los colores transmite mensajes, sensaciones, al príncipe lo vistió de azul, que es un color al que se le relaciona con la tristeza, melancolía, miedo, mientras que al bosque del reino lo hizo multicolor, para transmitir calidez. Los colores ayudan a contar lo que pasa en la historia de otra forma, resalta.

Lo mismo sucedió con la estética del dibujo, las formas, las líneas, en lo cual a lo largo de su trayectoria profesional, iniciada en 2007, ha querido dejar constancia de un estilo propio, que ha depurado con el tiempo, y ahora mantiene la sencillez de las figuras, pero ha dado mayor profundidad a sus líneas, con lo que genera mayor impacto en el lector, sea niño, niña o adulto.

Mencionó que hace unos tres años colaboró en un libro que habla de una niña con muletas, es decir con capacidades diferentes. Para ilustrarlo recurrió a la empatía, es decir a ponerse en los zapatos de ella, sentir, saber que es moverse en esa situación. Es el tipo de historia que ayuda a sensibilizar a todos lo que esas personas tienen que vivir. Fue un reto para el que se tuvo que preparar, investigar sobre muchas cosas, como por ejemplo el tipo de muletas que hay, los movimientos que deben hacer.

Por último, Meza deja en claro que piensa seguir publicando libros que sean de su total hechura, y actualmente escribe e ilustra uno, que trata de un conejo que busca una casa para vivir y sus amigos del bosque lo ayudan a encontrarla. Será publicado en Estados Unidos por la editorial Scholastic y aparecerá a finales de 2020 o principios de 2021.