Antología personal de la poeta Claudia Masin

*Un libro en donde la poesía reconoce la idea del prelenguaje adulto solo para romperlo y crear la posibilidad de una vía alterna para mirar y sentir el mundo

*Un libro en donde la poesía reconoce la idea del prelenguaje adulto solo para romperlo y crear la posibilidad de una vía alterna para mirar y sentir el mundo

Por Miroslava Cárdenas

México, 10 de enero (Notimex).— La escritora y psicoanalista Claudia Masin (Argentina, 1972)  en su más reciente libro La materia sensible. Antología personal, expone las expresiones poéticas que le han acompañado desde "Geología", escrito durante el año 2001.      La obra —editada por la Dirección de Literatura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)— está dividida en ocho pequeñas obras, en donde la poesía —en palabras de la escritora mexicana Mónica Nepote— “habla de la pérdida del lenguaje, del otro, de la naturaleza...”, rindiéndole también una segunda cualidad: cada poema es un acto curativo frente a la lógica neoliberal, “dándole un nuevo sentido al lenguaje, aunque en ese intento se fracase”.      Geología (2001), La vista (2002), Abrigo (2007), La Plenitud (2010), El verano (2010), La siesta (2016), La cura (2015) y Lo intacto (2018) son los instantes que la escritora entrega para que el lector descubra las preguntas que, poema a poema, se abren en el acto de ser enunciados. Colocados de esta forma, se reconoce el valor de la escritura sostenida en el tiempo.      Un tiempo, retomó Nepote, en que “las mujeres tomamos las calles, tomamos conciencia de no hacer silencio, de resistirnos a la borradura, en el momento en el que vemos aquello que generaciones predecesoras no han visto, cuando hablamos de tácticas de supervivencia, resistencia, descolonización” y, en este contexto, así como en la obra de Masin, se subraya una interrogante fundamental: “¿qué esperar del poema?”.      Claudia Masin, también docente de la Universidad Nacional de las Artes de Argentina, ha obtenido el Premio Casa de América de Poesía Americana 2002 por su obra La vista, y el Premio Fondo Nacional de las Artes Argentina 2017 por Lo intacto. Su libro La desobediencia hace entrega al lector de su poesía escrita y publicada entre 1997 y 2017.      Sus textos han sido traducidos al francés, inglés, portugués e italiano, incluyéndose en diversas antologías de poesía y ensayo en Argentina, Italia, Brasil, México y Cuba.