Rebelión, despierta a la insurrección

*La banda hondureña Rebelión ha lanzado su disco debut El despertar (2019), cuyo sonido bien logrado lo coloca como un álbum destinado a volverse clásico del género no sólo en su país natal, si...

*La banda hondureña Rebelión ha lanzado su disco debut El despertar (2019), cuyo sonido bien logrado lo coloca como un álbum destinado a volverse clásico del género no sólo en su país natal, sino en todo Centroamérica

Por Cristóbal Torres

México, 9 de enero (Notimex).— Rebelión es una banda nacida en Choloma, Honduras, que hace unas semanas lanzó lo que fácilmente se puede considerar como uno de los mejores discos centroamericanos que pudo cerrar la década, El despertar (2019), álbum debut con diez piezas destinado a convertirse en un clásico del heavy metal hondureño.      La agrupación se formó en 2014, pero el único miembro que sobrevive desde entonces es el guitarrista Moisés Corea; junto con él, actualmente están Ronnie Hernández (batería), Keny Urbina (bajo) y Luis García (voz y guitarra), juntos lograron un disco de altura a nivel de producción, compositivo y letrístico.      El despertar fue grabado en Alien Media Prods con Juan Ayestas, quien ha trabajado para otras bandas, como la agrupación cristiana A prueba de fuego; la mezcla corrió a cargo de Walter Figueroa, de Cirio Producciones, logrando sacar el mejor sonido que se puede escuchar de heavy metal centroamericano.      Es gracias a la gran labor de producción que piezas como "Destino" —con un taping de bajo perfectamente perceptible— y "Sumisión" —con un interludio de escalas que no se pierde entre la distorsión de las guitarras— brillan con luz propia, permitiendo apreciar las habilidades compositivas de la banda.      Destaca la voz de Luis García, cuyo timbre es ideal para Rebelión; se le nota una técnica depurada que le permite hacer uso de todos sus recursos para dotar a las canciones de intención, algo muy importante, tomando en cuenta que las letras están plagadas de mensajes de insurrección y resistencia.      Rebelión ha logrado una verdadera joya; no sólo pudo reunir diez piezas de gran calibre en un mismo álbum, también ha revelado que en Latinoamérica (específicamente Centroamérica) ya existen estudios y gente profesional capaz de pulir el sonido de una banda a niveles de exportación.