Repatriación de víctimas canadienses se dificulta por tensión con Irán

La repatriación de los 63 cuerpos de canadienses que murieron en el accidente aéreo en Teherán se ven obstaculizados por las intensas tensiones militares y el hecho de que Canadá cortó los lazos ...

La repatriación de los 63 cuerpos de canadienses que murieron en el accidente aéreo en Teherán se ven obstaculizados por las intensas tensiones militares y el hecho de que Canadá cortó los lazos diplomáticos con Irán hace años.

Canadá cortó los lazos con Irán en 2012 bajo el entonces primer ministro Stephen Harper, mientras que la actual Administración de Justin Trudeau se comprometió a reestablecer las relaciones con el país en 2015, pero, hasta la fecha, no se han renovado.

El primer ministro Justin Trudeau dijo que el canciller François-Philippe Champagne se comunicará con su homólogo iraní para obtener permiso para brindar asistencia y mantener una presencia en el terreno mientras los funcionarios iraníes y ucranianos investigan el accidente.

Agregó que países como Ucrania, Australia, Italia y Francia se han ofrecido para ayudar a Canadá en el trabajo consular en el terreno, destacó la CBC.

Pouyan Tabasinejad, vicepresidente del Congreso iraní canadiense, dijo que la repatriación llevará más tiempo, debido a la falta de una embajada canadiense y servicios consulares directos en Irán.

Obtener información y trabajar con las autoridades de aviación civil en Irán se ve obstaculizada, además de eso, evita que Canadá medie en esta difícil situación en la que estamos en este momento", dijo Tabasinejad.

Otro factor complicado es el hecho de que Irán no reconoce la doble ciudadanía. Muchos de los fallecidos en el accidente pueden haber sido canadienses-iraníes que viajaban con pasaportes iraníes pero para el país persa, esas personas pueden ser vistas como iraníes, dijo Juneau.

Se estima que 63 canadienses se encontraban entre las 176 personas que murieron en el vuelo PS752 de Ukraine International Airlines desde Teherán a Kiev. Las víctimas incluyeron familias enteras, académicos y estudiantes.

El desastre ocurrió en un punto de intensificación del conflicto entre Estados Unidos e Irán, y solo horas después de que Irán lanzó un ataque con misiles contra dos bases militares iraquíes que albergan a soldados estadunidenses.