Avión ucraniano con 180 personas a bordo se estrella en Teherán

Un avión ucraniano con 180 personas a bordo se estrelló este miércoles cerca del aeropuerto Imán Jomeiní, al sur de Teherán, sin que se tenga hasta el momento informacion de sobrevivientes.

Un avión ucraniano con 180 personas a bordo se estrelló este miércoles cerca del aeropuerto Imán Jomeiní, al sur de Teherán, sin que se tenga hasta el momento informacion de sobrevivientes.

El Boeing 737 de la compañía ucraniana UIA despegó del aeropuerto iraní y se dirigía a la capitar ucraniana de Kiev, pero minutos después se accidentó debido a problemas técnicos no establecidos hasta el momento, según la agencia iraní ISNA.

El portavoz de Emergencias de Irán, Moytaba Jaledí, dijo que 10 ambulancias fueron enviadas hacia el lugar del accidente, pero sin precisar por el momento si hay sobrevivientes.

El avión se estrelló en una zona ubicada entre las localidades de Shahed y Parand.

Boeing anunció el pasado domingo que detendrá la producción de su aeronave estrella 737 MAX este mes luego de que sufrió fatales accidentes en octubre de 2018 en Indonesia y en marzo de 2019 en Etiopía, que en conjunto cobraron la vida de 346 personas, lo que obligó a suspender su producción, ya que la empresa no logra convencer a los reguladores de que la línea aérea es segura para viajar.

La crisis también ha costado a la compañía unos nueve mil millones de dólares y ha perjudicado a numerosos proveedores y aerolíneas.

En un principio se dijo que un problema en el software tuvo qué ver en las causas de dos accidentes mortales en Indonesia y Etiopía, cuyo dispositivo deberá ser autorizado por el organismo regulador.

En octubre de 2018, un avión de ese tipo operado por la línea indonesia Lion Air se accidentó pocos minutos después de despegar de Jakarta, donde no funcionaron los sistemas automáticos y terminó por caer al mar de Java, en el que murieron 189 personas.

En marzo de 2019, otro accidente ocurrió en un vuelo 302 de Ethiopian Airlines, que se dirigía de Addis Abeba hacia Nairobi, Kenia. Cuando los pilotos trataron de controlar la aeronave, los dispositivos no funcionaron y se estrelló perdiendo la vida 157 personas.

Ante las similitudes de los accidentes, varios países como Brasil, China y Sudáfrica, empezaron a suspender las operaciones de esos boeing 737 MAX 8 hasta nuevo aviso.