Escritora Estelí Meza indica que se vale tener miedo

[El Príncipe Valiente tiene miedo. No quiere cazar animales feroces. Quiere leer historias acerca de lugares maravillosos. No quiere pelear. Quiere imaginar… un día se va lejos del reino. Pasa el ...

[El Príncipe Valiente tiene miedo. No quiere cazar animales feroces. Quiere leer historias acerca de lugares maravillosos. No quiere pelear. Quiere imaginar… un día se va lejos del reino. Pasa el tiempo y regresa contento por lo que ha descubierto, y aunque a veces siente miedo, ahora sabe transformarlo, escribe la artista Estelí Meza, sobre su obra El Príncipe Valiente tiene miedo]

México, 7 de enero (Notimex).— Estelí Meza nació en la Ciudad de México durante el año 1988. Es diseñadora, escritora e ilustradora, y está convencida que en estos momentos, la creación de textos e ilustraciones para niños es muy importante en México. Igualmente, sostiene que las redes sociales ayudan a promocionar el trabajo de esos autores, de los cuales existen bastantes en el territorio nacional, mismos que son reconocidos mundialmente.       —Muchos de nosotros hemos ganado concursos internacionales, otros trabajan en el extranjero y no pocos son referentes alrededor del mundo. En parte, eso se debe a que la ilustración infantil ha crecido: hay escuelas, diplomados y talleres, y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene especialidad en la materia.       "Las redes sociales ayudan mucho a promocionar el trabajo de los ilustradores y escritores mexicanos. Este país tiene grandes especialistas en esas materias, los cuales son referencia a nivel mundial".       La escritora charla con Notimex y trae bajo el brazo El Príncipe Valiente tiene miedo, un libro de gran formato, con una edición bien cuidada, y poseedor de una historia tierna y muy motivadora para quien ha adoptado la noble tarea de trabajar para los niños y las niñas.       —Este libro lo hice para mi sobrino. Hace tres años me enteré que sería tía por primera vez, fue un momento hermoso, me sentí feliz y sentí un deseo inmenso de obsequiar algo a ese bebé que aún no nacía. Qué mejor que un libro ilustrado con el que sintiera que venía a este mundo a hacer lo que él quisiera, a ser feliz, sin seguir las reglas de nadie.

Una obra ganadora

El Príncipe Valiente tiene miedo es la obra ganadora del XXII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento (2018), cuyo jurado estuvo integrado por Israel Barrón, Laura Guerrero y Ricardo Peláez. Como reconocimiento, la autora recibió 150 mil pesos y la publicación de la obra, la cual apareció en librerías a partir de junio del año pasado. Este certamen premia a lo mejor en la materia a nivel mundial; el libro ya se presentó en Bolivia y en México.       —De niña me imaginaba diferente al adulto que hoy soy. Sin embargo, las cosas van cambiando, uno evoluciona, y actualmente me siento satisfecha conmigo y con lo que he realizado. Los libros son necesarios en la vida de todas las personas, son amigos que siempre están ahí para acompañarnos.       A ella le parece que lo bonito es ofrecer libros a los niños y niñas, para que sientan que son objetos que les pueden dar muchas cosas, desde historias e información, hasta arte y cultura; los contenidos les ofrecen mundos que no conocen, países y personas que son iguales o distintos a cada lector; el 80 por ciento de su obra la hace por gusto para ese sector de la población, el resto son encargos de revistas y firmas mundiales como Google.       —Todo empezó cuando era niña. Mi padre fue un gran lector y los libros siempre estuvieron presentes en casa. Me llevaba a la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (Filij), (por cierto la feria y yo tenemos la misma edad) y me compraba libros. Era un momento importante en el año. Ya en casa pasaba horas con los libros, sobre todo viendo las ilustraciones, fascinada por los colores y creando mis propias historias.       A partir de ahí comenzó a dibujar, casi siempre imágenes encaminadas hacia una historia infantil. Con el paso del tiempo descubrió que satisfacer a los infantes es una labor más complicada de lo que parece, porque el escritor y el ilustrador, binomio que en ella se conjuga armoniosamente, debe crear productos fuertes, que atrapen su atención, en donde los textos y los colores conecten con los niños y niñas para que se sientan identificados.

Observar para conocer

Para lograr lo anterior, ella observa a su público lector para saber qué quiere, qué necesita, qué piensa y qué espera de un libro.       —A la vez que escribo e ilustro mis libros, imparto talleres para niños, en las presentaciones dibujo con ellos y me percato de lo que les interesa, cuáles son sus problemas y preocupaciones, qué les gusta hacer, qué es lo que desean; quieren estar felices y vivir contentos con su familia.       Los mexicanos y mexicanas de hoy se preocupan, desde su más tierna infancia, por la realidad del país, porque les ha tocado un entorno muy complicado y distinto al que le tocó a sus padres y abuelos. La violencia, la pornografía, información inadecuada para su edad y que sin embargo está a su alcance vía Internet, han desquebrajado el tejido social y eso, es evidente para los chicos, quienes desde esa edad demandan un cambio social.       —Presenté El Príncipe Valiente tiene miedo durante agosto pasado en Bolivia, donde también impartí un taller a ilustradores bolivianos y a mediados de octubre estuve en Sharjah, ciudad de los Emiratos Árabes Unidos localizada en la costa del Golfo Pérsico, donde ofrecí un taller a ilustradoras de ese emirato. Es enriquecedor dar un taller sobre lo que más me gusta hacer, que es dibujar y escribir; he disfrutado todas esas experiencias.       Subraya que esos viajes internacionales le han granjeado conocer el trabajo de sus iguales en otras latitudes del mundo, ver otras formas de ilustrar y otra paleta de colores. Estelí Meza usa muchos colores vivos, luminosos, como es ella y como es México; en Sharjah, los dibujos tienen tonos parecidos a la arena, la tierra y el desierto de la región, y como ella misma señala, “uno ilustra y proyecta lo que es y lo que tiene en su derredor”.       Sigo trabajando para las revistas en donde habitualmente lo hago. Actualmente estoy elaborando un libro ilustrado para la empresa estadounidense Scholastic Inc., la editora de libros infantiles más grande e importante en el concierto internacional. De acuerdo con el calendario de publicaciones, mi libro aparecerá en el año 2021. El de la ilustración es un universo enorme, con muchas puertas, por eso tengo oportunidad de trabajar mucho.

Mexicana internacional

La entrevistada ha publicado y es solicitada en Estados Unidos, España, en los Emiratos Árabes y otras naciones. Publica en inglés y en árabe. En el primer caso no hay asombro alguno, pero en el segundo, los libros se abren al revés, de atrás hacia adelante, y los glifos se leen de derecha a izquierda. Eso emociona sobremanera a la autora, quien dice que ver su nombre y sus textos en árabe más que una experiencia, es un privilegio.       Al hacer un ejercicio de modestia y autoevaluación, la entrevistada se define como “una ilustradora con ganas de aprender y expresar lo que siento, con deseos de conectar con el público”. Estelí Meza recuerda que El Príncipe Valiente tiene miedo es su tercer libro, y en ese sentido, sostiene que cada uno de ellos ha conectado adecuadamente con el público, por ser obras “profundas, muy personales; hasta creo que el príncipe… soy yo”.       Desgrana esa creencia al confiar a Notimex que como ese personaje, ella es muy miedosa, y teme hacer ciertas cosas, aunque al final de cuentas da el paso necesario y logra hacer las cosas.       —La gente se siente identificada con el personaje y conmigo, porque en algún momento de su vida ha tenido miedo de algunas cosas pero al cabo superan sus miedos, alcanzan sus objetivos, llegan a la meta y consiguen la dicha que han anhelado.       Respecto a su corpus editorial, sostiene con sinceridad genuina que le agrada lo que hace. Se dice medio quisquillosa y exigente con ella misma y busca la perfección. En el caso de El Príncipe Valiente tiene miedo, dice estar contenta con el resultado obtenido, con el texto y las ilustraciones, con la edición y el diseño, así como con el formato que la casa editorial le dio; esta obra le reporta dinero, fama y enorme satisfacción y orgullo.