Piazzolla, tras los pasos de un genio

*El reconocido bandoneonista es homenajeado en un documental realizado por Daniel Rosenfeld y exhibido en la Cineteca Nacional

*El reconocido bandoneonista es homenajeado en un documental realizado por Daniel Rosenfeld y exhibido en la Cineteca Nacional

Por Cristóbal Torres

México, 7 de enero (Notimex).— Piazzolla, los años del tiburón (2018) es el más reciente largometraje de Daniel Rosenfeld —director también de La quimera de los héroes (2003) y Cornelia frente al espejo (2012)—, el cual se presenta en la Sala 6 de la Cineteca Nacional. El título nace a partir de un audio hasta ahora inédito del músico argentino donde relaciona el bandoneón y al tiburón como codependientes de su continuidad artística.       No es la primera vez que el director se acerca a un músico argentino; en 2001 dirigió Saluzzi, ensayo para bandoneón y tres hermanos, donde sigue al músico Dino Saluzzi; fue en su realización donde conoció al hijo de Astor, Daniel Piazzolla, quien le hizo saber su congoja pues nadie había hecho una película acerca de su padre.       Casi una década después, Rosenfeld se acercó a la familia Piazzolla para descubrir el increíble acervo que tanto Daniel como su hermana Diana —fallecida en 2009— habían guardado durante años: audios y videos inéditos de su padre, un ícono del tango del siglo XX, habían quedado casi en el olvido después de ver truncado el plan de Diana en torno a escribir un libro al respecto.       Piazzolla, los años del tiburón está hecho casi en su totalidad con el material que los hijos le facilitaron al director, usando los audios grabados por Diana como guía para ir contando la historia, la cual no sigue un orden cronológico; apuesta todo su encanto al enorme valor de revelar por primera vez material del músico que lo plasma en diferentes facetas resaltando por mucho la familiar.       Organizar y dar forma a todo el material fue una labor que tardó año y medio en cristalizarse. Rosenfeld se hizo acompañar por Alejandro Carrillo Penovi —editor mexicano forjado en Argentina— y el guionista Fernando Regueira, quienes hicieron una ardua labor de investigación para contar con material de archivo; esto les permitió prescindir de las trilladas cabezas parlantes, una labor conseguida con éxito.       El documental fue estrenado en el Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam, precedido por un concierto de bandoneón; la idea fue tan bien recibida que en su natal Argentina se organizaron proyecciones (con relativo éxito) acompañadas de música.