LITORAL

POEMAS DE NEZAHUALCÓYOTL

POEMAS DE NEZAHUALCÓYOTL

Canto de Nezahualcóyotl de Acolhuacan

(Con que saludó a Motecuhzoma

El Viejo, cuando estaba enfermo)

Miradme, he llegado.

Soy blanca flor, soy faisán,

se yergue mi abanico de plumas,

soy Nezahualcóyotl.

Las flores se esparcen,

de allá vengo, de Acolhuacan.

Escuchadme, elevaré mi canto,

vengo a alegrar a Motecuhzoma.

¡Tatalili, papapapa, achalalili, achalalili!

¡Que sea para bien!

¡que sea en buen momento!

Donde están erguidas las columnas de jade,

donde están ellas en fila,

aquí es México,

donde en las obscuras aguas

se yerguen los blancos sauces,

aquí te merecieron tus abuelos,

aquel Huitzilíhuitl, aquel Acamapichtli.

¡Por ellos llora, oh Motecuhzoma!

Por ellos tú guardas su estera y su solio.

Él te ha visto con compasión,

él se ha apiadado de ti, ¡oh Motecuhzoma!

A tu cargo tienes la ciudad y el solio.

Por ello llora, ¡oh Motecuhzoma!

Estás contemplando el agua y el monte, la ciudad,

allí ya miras a tu enfermo,

¡oh Nezahualcóyotl!

Aquí en las obscuras aguas,

en medio del musgo acuático,

haces tu llegada a México.

Aquí tú haces merecimiento,

aquí ya miras a tu enfermo.

Tú, Nezahualcóyotl.

El águila grazna,

el ocelote ruge,

aquí es México,

donde tú gobernabas Itzcóatl.

Por él, tienes tú ahora estera y solio.

Donde hay sauces blancos

sólo tú reinas.

Donde hay blancas cañas,

donde se extiende el agua de jade,

aquí es México.

Tú, con sauces preciosos,

verdes como jade,

engalanas la ciudad.

La niebla sobre nosotros se extiende,

¡que broten flores preciosas!

¡que permanezcan en vuestras manos!

Son vuestro canto, vuestra palabra.

Haces vibrar tu abanico de plumas finas,

lo contempla la garza

lo contempla el quetzal.

¡Son amigos los príncipes

Nezahualcóyotl y Motecuhzoma!

La niebla sobre nosotros se extiende,

¡que broten flores preciosas!

¡que permanezcan en vuestras manos!

Son vuestro canto, vuestra palabra.

Flores luminosas abren sus corolas,

donde se extiende el musgo acuático,

aquí es México.

Sin violencia permanece y prospera

en medio de sus libros y pinturas,

existe la ciudad de Tenochtitlan.

Él la extiende y la hace florecer,

él tiene aquí fijos sus ojos,

los tiene fijos en medio del lago.

Se han levantado columnas de jade,

de en medio del lago se yerguen las columnas,

es el Dios que sustenta la tierra

y lleva sobre sí al Anáhuac

sobre el agua celeste.

Flores preciosas hay en vuestras manos,

con verdes sauces habéis matizado la ciudad,

a todo aquello que las aguas rodean,

y en la plenitud del día.

Habéis hecho una pintura del agua celeste,

la tierra del Anáhuac habéis matizado,

¡oh vosotros señores!

A ti, Nezahualcóyotl,

a ti, Motecuhzoma,

el Dador de la Vida os ha inventado,

os ha forjado,

nuestro padre, el Dios,

en el interior mismo del agua.

Alegraos

Alegraos con las flores que embriagan,

Las que están en nuestras manos.

Que sean puestos ya

Los collares de flores.

Nuestras flores del tiempo de lluvia,

Fragantes flores,

Abren ya sus corolas.

Por allí anda el ave,

Parlotea y canta,

Viene a conocer la casa de dios.

Sólo con nuestros cantos

Perece vuestra tristeza.

Oh señores, con esto,

Vuestro disgusto de disipa.

Las inventa el Dador de la vida,

Las ha hecho descender

El inventor de sí mismo,

Flores placenteras,

Con ellas vuestro disgusto se disipa.