LITORAL

VOZ ORIGINAL

VOZ ORIGINAL

PROMOCIÓN DE LENGUAS ORIGINARIAS CON IMPACTO

Es un hecho que las lenguas originarias del país se van perdiendo poco a poco, por lo que frenar esta tendencia y fortalecer su preservación y difusión requiere de medidas de mayor impacto, de iniciativas que tengan alta repercusión. Estas pueden prevenir de instituciones o de interesados en conservar y dar a conocer manifestaciones culturales de procedencia prehispánica, y ese ha sido el interés de Noé Alcántara, quien desde hace varios años se ha encargado de difundir su lengua natal, el ayuuk o mixe.

En plática con Litoral, el escritor nacido en Totontepec Villa de Morelos, Oaxaca, pero residente de la Ciudad de México desde hace más de 50 años, ha desplegado un proyecto personal, diferente, independiente en favor de su idioma a través de las canciones populares que se escuchan en el país en castellano. Esta costumbre de escuchar en la radio canciones en español contribuye en el desplazamiento de los idiomas originarios, pero él se ha encargado de darle la vuelta.

Así, esos temas populares, que tienen tanto impacto en el gusto de la gente, los lleva a su lengua materna, buscando popularizarlas también en el idioma propio. De esta forma, los hablantes del ayuuk que cantan las canciones románticas o de otros géneros en castellano, con este esfuerzo las pueden interpretar en su propia lengua.

Sin embargo, su labor no se limita al traslado de una lengua a otra, palabra por palabra, va más allá, se trata de la adaptación de las canciones al contexto, a la forma de vida de quienes hablan ayuuk, pero siempre tratando de acercarse lo más posible a la versión original, respetarla. Es decir, hace una recreación del tema para que sea entendida en la vida diaria de los mixes.

Se trata de una forma de recuperar y difundir este idioma de procedencia prehispánica que tiene mayor impacto, porque llega más directamente al escucha/hablante, se transite más fácilmente y abarca un mayor territorio; se comparte más y por ser música se aprende más fácilmente. Desde su perspectiva, la base que impulsa a esta medida es el reconocimiento de los propios hablantes de que su lengua se está perdiendo.

Con semblante serio pero seguro de la tarea que ha emprendido, anota que a la fecha tiene versiones en ayuuk de 156 canciones del gusto popular en español, además de que cada domingo imparte en la capital del país un taller de mixe a hijos de migrantes. De igual forma, su tarea de reescritura ha tenido también impacto en su propia comunidad de origen, pues motivados por las lindas canciones que traslada un grupo de 17 personas se ha interesado en aprender a leer y a escribir en ese idioma y para ello se ha organizado. Se trata de una forma de influencia indirecta.

Como parte de este esfuerzo personal, ha grabado un disco, Üüvap xa üts tse’e n’ayöök. Mu tö’k «Ayöök ëvë nük (Cancionero Mixe No. 1. Yo también canto en mi lengua mixe), el cual contiene 11 temas, pero toda la producción fue posible gracias a sus propios esfuerzos, sus recursos, porque no existe apoyo para que se realice este tipo de trabajo. Fue un gusto que se dio como trabajador jubilado y hablante de esa lengua originaria.

Para realizar esta labor en su mochila carga siempre papel y lápiz, porque todo el tiempo que puede se lo dedica a la traducción, a la adaptación de relatos y canciones al contexto y la lengua mixe.

Durante la conversación, recuerda que en Escritores en Lenguas Indígenas Asociación Civil (ELIAC) tomó recientemente un curso de escritura creativa, con lo que ha dado un poco más formas a sus textos, aunque sabe que todavía le falta por hacer.

Lo anterior, porque Noé Alcántara también es escritor, tiene varios relatos hechos, ha llevado a una versión mixe, en lengua y contexto, más de 30 fábulas de Esopo, que aún esperan su publicación. Ahora mismo trabaja en otro proyecto, que es la recuperación de leyendas, relatos, acontecimientos e historias de su pueblo. Se trata de una tarea loable porque, reconoce, no es común que haya personas que la sepan hablar y escribir en ayuuk ya que la educación formal que ha recibido su gente es en castellano.

Por su parte, los primeros pasos para escribir en mixe los dio de manera empírica, como entendía que se debía escribirse en ese idioma, pero desde lo que conocía del castellano. Ya ha pasado tiempo de ello y ahora sabe que, por ejemplo, no se puede escribir en ayuuk si no se utilizan las nueve vocales que tiene este idioma, lo que significa las cinco del castellano y cuatro más.

Tras comentar que su formación escolar también fue todo el tiempo en español, anotó que desafortunadamente en su comunidad no existe una convicción generalizada de aprender a leer y escribir en el idioma originario.

Por último, Noé Alcántara, participante constante en actividades de difusión de su cultura y quien en 2018 fue uno de los 11 beneficiados de los apoyos para difundir su cultura que entrega el Programa de Equidad para los Pueblos Indígenas, Originarios y Comunidades de Distinto Origen Nacional del Gobierno de la Ciudad de México, consideró que de los objetivos que se pueden trazar en favor de estas comunidades apenas se ha avanzado entre cinco y ocho por ciento del total, por lo que falta mucho por hacer.