Los objetos y la memoria en “El sentido de lo habitado”

*Para Marianna DelleKamp, los objetos exhibidos tienen un significado emotivo o una historia importante para compartir, más allá de su función o utilidad

*Para Marianna DelleKamp, los objetos exhibidos tienen un significado emotivo o una historia importante para compartir, más allá de su función o utilidad

Por Luis Galindo

México, 2 de enero (Notimex).— La exposición “El sentido de lo habitado”, de la artista visual Marianna DelleKamp, es una buena opción para visitar el Museo Universitario del Chopo y encontrarse con una muestra en la que cada pieza contiene una historia.       En la exposición, que permanecerá hasta el 9 de febrero de 2020, los visitantes podrán encontrarse ante objetos variados: una máquina de coser, cierta bicicleta, una vieja consola, algún espejo, una máquina de escribir, una puerta de madera en malas condiciones, así como también una mesa de madera, un armario y un tocadiscos, todos antiguos, que traerán a su mente algún recuerdo de cierto momento o persona.       “Llevo varios años en generar a partir de lo colectivo, más que de lo particular, interesada en generar discursos que involucren a otras personas que de alguna u otra manera se vayan transformando con colaboraciones o con ideas de otras personas, que siempre tendrán una razón de ser”, dijo en entrevista.       Estableció que ninguno de esos proyectos que emprende podría hacerse de otra forma, porque se necesita forzosamente al otro —al espectador— para convertirlo en un agente activo; “este proyecto viene de pensar en la memoria, tiene mucho que ver con mi interés de hablar de los objetos, que es algo que me ha llamado la atención en los últimos años”.       La artista mexicana indicó que a partir de lo que uno colecciona, del porqué hay quienes deciden atesorar algo, y por el hecho de que no es lo mismo guardar 10 lápices que 100, cada vez que uno escoge un objeto que quiera guardar, eso implica una denominación.       “Estaba interesada en ver cuáles eran los objetos que la gente guarda a través de los años, y los guardan porque tienen una implicación emotiva o nos recuerdan a alguien, quizá sea un tocadisco que ya no sirve o una simple caja, pero que de alguna manera han adquirido otro sentido, y a eso me refiero con el sentido de cómo habitamos y cómo utilizamos las cosas", apuntó Marianna DelleKamp.