Vientos del pueblo

*Por el éxito que ha cosechado esta colección del Fondo de Cultura Económica, Notimex ofrece una reseña somera de algunos títulos publicados hasta hoy: obras de autores, temas y épocas diversas....

*Por el éxito que ha cosechado esta colección del Fondo de Cultura Económica, Notimex ofrece una reseña somera de algunos títulos publicados hasta hoy: obras de autores, temas y épocas diversas. En unos cuantos meses se han publicado 32 volúmenes diferentes, que suman 1.7 millones de ejemplares editados; al día, ya se vendieron más de 600 mil

México, 31 de diciembre (Notimex).— Los Yanquis en México, de Guillermo Prieto —precio al público, 20 pesos—. El último acto del drama nacional que significó la invasión norteamericana, tuvo como escenario la Ciudad de México; comenzó con la caída del Molino del Rey, último baluarte con alguna posibilidad de hacer frente al invasor, y culminó con la entrada de las tropas de Winfield Scott a la Plaza Mayor. Guillermo Prieto fue testigo presencial, y narra tanto los actos de valor y heroísmo de los defensores como los de cobardía, inoperancia militar, e incluso traición de algunos de los mandos.       Los dos primeros textos de esta selección fueron publicados en 1848 en Apuntes para la historia de la guerra, libro que Santa Anna mandó a quemar cuando regresó al poder. El tercer relato fue publicado 10 años después y describe la rebeldía de los habitantes más pobres de la ciudad, quienes enfrentaron al invasor con piedras y palos cuando la guerra estaba totalmente perdida. Uno de los pasajes bélicos más doloroso de nuestra historia nacional, queda guardado por la pluma solemne y digna de uno de los liberales más prolíficos del siglo XIX, el poeta, periodista y general Guillermo Prieto.       De noche vienes, de Elena Poniatowska, ilustrado por César Silva Páramo —12 pesos—. Esmeralda Loyden, mujer chula, ingenua y dadivosa tiene cinco maridos. Cinco, como los dedos de la mano. Uno para cada día de la semana. Cuando su poligamia es descubierta y Esmeralda es llevada ante el Ministerio Público a declarar, se desarrolla una escena singular en la que las oficinas de gobierno, los trabajadores del Estado, el lenguaje y los prejuicios de los años 70 en la Ciudad de México son descritos con un divertido lirismo. De noche vienes es el último de 16 relatos que conforman el libro homónimo publicado en 1979.       Rikki-Tikki-Tavi, de Rudyard Kipling, ilustrado por César Silva Páramo —11 pesos—. Los textos más celebrados de Kipling, esos que lo hicieron mundialmente famoso, tienen a la India como escenario, principalmente la novela de espionaje y aventuras Kimy, y especialmente El libro de las tierras vírgenes, al cual pertenece el cuento de “Rikki-Tikki-Tavi” que narra la batalla entre una pequeña mangosta y dos terribles cobras negras que se habían apoderado del jardín del búngalo de una familia inglesa que vivía en los linderos de la selva.       Los convidados de agosto, de Rosario Castellanos, ilustrado por Ricardo Peláez —14 pesos—. Aquí la célebre autora narra con sencillez magisterial el momento en que Emelina —una mujer soltera de clase alta del poblado de Comitán, quien ha visto pasar los mejores años de su juventud— intenta huir de un destino de eterna soltería. La feria del pueblo, que se celebra en agosto, le devuelve las esperanzas de encontrar al amor de su vida para irse a su lado, escapar de las tradiciones que la atan, fugarse de una vida donde sus sueños son pisoteados, evadirse de ser mujer y soltera en un pueblo de Chiapas, escabullirse en un día de fiesta. La narración adentra al lector en el tradicional ambiente festivo de Comitán y en la esperanza amorosa de Emelina.

Libros con realismo histórico

Loxicha. Los ejércitos de la noche, de Fabrizio Mejía Madrid, ilustrado por Ricardo Peláez —12 pesos—. Por sus luchas sociales, Oaxaca se ha convertido por derecho adquirido en tierra de valientes. Ejemplo de eso es Loxicha, o “Lugar de piñas”, cuya defensa legal costó a Benito Juárez el encarcelamiento en su juventud. No muy distinto 200 años después, la defensa por la existencia en su pueblo costó a cientos de habitantes su libertad, el desgarramiento de sus familias y la vida misma.       Ejecuciones, torturas, desapariciones y traiciones orquestadas por caciques cercanos a la corrupción más añeja, convirtieron a la región en un pueblo fantasma. Para destruir un movimiento guerrillero, la brutalidad de las fuerzas del orden se impone sobre una comunidad indígena en territorio oaxaqueño.       Apuntes para mis hijos, de Benito Juárez, ilustrado por Rafael Pineda —14 pesos—. Juárez es la roca. Juárez es la intensidad republicana. Juárez es la resistencia a ultranza de una nación que enfrentó a enemigos internos y al Imperio francés. Juárez es el gran director de orquesta de la generación más brillante que ha tenido México: los liberales de la Reforma. Apuntes para mis hijos es un libro escrito para dejar constancia de un tiempo clave en este país.       La muerte tiene permiso, de Edmundo Valadés, ilustrado por Antonio Helguera —nueve pesos—. En esta obra publicada en 1955, el autor recrea una reunión de campesinos presidida por representantes del gobierno. En la voz de “Sacramento”, hombre de campo, se traslucen de manera nítida y dramática las injusticias de las que cotidianamente son objeto. Con el lenguaje sencillo y directo del trabajador común, “Sacramento” expresa la única demanda de él y sus compañeros: el permiso para matar al presidente municipal de San Juan de las Manzanas.       El intérprete griego, de Arthur Conan Doyle, ilustrado por Ricardo Peláez —11 pesos—. Publicado en 1893, es uno de los cuentos más apasionantes de Doyle y una excelente puerta de entrada al mundo de “Sherlok Holmes”. Además de la ayuda del “Doctor Watson”, para resolver este caso entra a escena “Mycroft Holmes”, hermano del detective, superior a éste en el arte de la deducción, pero incapaz de ejecutar la parte práctica del oficio.       Uno de los extranjeros perdidos en los entresijos del Londres Victoriano son el centro de este misterio. El perspicaz y ágil detective a quien diera vida Conan Doyle, regresa, junto con su hermano mayor y el entrañable “Watson”, con una historia más, de intriga, naturalmente.       Los mártires de Tacubaya, de Juan A. Mateos, ilustrado por Héctor de la Garza —14 pesos—. Narra el fusilamiento de los prisioneros liberales, tanto militares como civiles, el 11 de abril de 1859 en la villa de Tacubaya. En esta crónica, escrita a los pocos días del crimen, Mateos denuncia a los mandos conservadores desde la indignación y el dolor personal, pues entre los asesinados se encontraba, además del poeta Juan Díaz Covarrubias y varios médicos voluntarios, su hermano Manuel Mateos. La masacre de Tacubaya marcó al partido conservador, que nunca pudo justificar las acciones de aquel día, pero sobre todo al general Leonardo Márquez, quien desde entonces fue conocido como “El Tigre de Tacubaya”.

De boxeadores, trabajadores explotados y esclavos

El Rayo Macoy, de Rafael Ramírez Heredia, ilustrado por José Hernández —11 pesos—. Es la obra por la que el autor obtuvo en 1984 el Premio Internacional de Cuento “Juan Rulfo”. Describe con ritmo frenético, donde el presente y el pasado se mezclan, la vida de “Filiberto Macario Reyes”, mejor conocido como “El Rayo Macoy”, y su vertiginosa carrera desde una farmacia en la que era repartidor en bicicleta, hasta la cima del boxeo y su inminente caída en desgracia.       La huelga de Nueva Rosita, de Mario Gill, ilustrado por Ricardo Peláez —20 pesos—. Publicado en 1959, reúne testimonios de una de las luchas obreras más dramáticas del siglo XX mexicano: la huelga de los trabajadores de las minas de Coahuila —Nueva Rosita, Palaú, Cloete—, y describe la marcha que emprendieron cerca de cinco mil mineros, conocida como “La Caravana del Hambre”, rumbo a la capital del país.       En esta selección se integran los relatos sobre el momento decisivo de la huelga, el balance en la voz de algunos líderes del movimiento después de la derrota y el amargo regreso a casa. Tras diversas injusticias, comienza una lucha obrera contra las imposiciones del gobierno, en la que resultan victoriosos los trabajadores mineros, comenzando así “La huelga de Nueva Rosita”.       Los esclavos de Yucatán, de John Kenneth Turner, ilustrado por Héctor de la Garza —20 pesos—. Es el primero de los reportajes que forman México bárbaro. En él, Turner describe la brutal explotación en las haciendas henequeneras de la península del sureste mexicano. Un relato crudo y contundente sobre el trasfondo de la economía yucateca.       Un cuento de Navidad, de Emilio Carballido, ilustrado por José Hernández —12 pesos—. Es un divertido enfrentamiento callejero entre dos hombres que se ganan la vida disfrazándose de Santa Claus para que los niños se tomen fotografías con ellos; el primero usa un traje fino, impecable, lleno de color y a su medida, es educado y sabe hablar con voz dulce, es amable y cariñoso; el segundo usa un traje viejo y descolorido, roto y de una talla distinta a la de él, su barba es una maraña a punto de caer de su rostro, mal hablado, rudo y antipático. El pleito es por la disputa del espacio público y la simpatía de los infantes.       Los treinta y tres negros, de Vicente Riva Palacio —11 pesos—. Es uno de los retratos incluidos en el célebre Libro Rojo, coordinado y publicado en 1870 por Riva Palacio y Manuel Payno. En este relato el autor cuenta la historia de la rebelión de un grupo de esclavos africanos liderados por su patriarca, “Yanga”, quienes lograron enfrentar y poner en jaque al poder virreinal en la Nueva España.       Gracias al estudio de los documentos del archivo nacional, Riva Palacio pudo reconstruir la efímera victoria de los rebeldes y el terrible escarmiento que años después otro grupo sufrió en la Plaza Mayor de la Ciudad de México para disuadir a los esclavos de las nuevas rebeliones. “Yanga” fue líder de un grupo de esclavos africanos que huyó de su amo junto con varios de ellos, cerca de lo que hoy conocemos como Córdoba, Veracruz.

De miseria, amores y realidades

Chaco, de Liliana Colanzi, ilustrado por Daniel Silva Páramo —12 pesos—. Chaco es una vasta región de Sudamérica que toca Bolivia, Argentina, Paraguay y Brasil, pero podría ser cualquier lugar, cualquier territorio de América Latina. En Chaco se desarrolla una sobrenatural y sombría historia de la vida despojada, de abandono y miseria, de la que emergen personajes con una sabiduría inesperada —como el abuelo alcohólico—, con determinación —como la madre que huye de su hijo—, y en la que se da el encuentro fortuito entre dos parias que sella su destino.    Dochera, de Edmundo Paz Soldán, ilustrado por Rafael Pineda —12 pesos—. Es la historia de un súbito amor que reescribe el mundo. “Benjamín Laredo”, crucigramista de El Heraldo de Piedras Blancas, se obsesiona con una visión: una mujer de su pasado o quizá de su imaginación, a la que no vuelve a ver. La búsqueda de esa quimera vuelca el mundo esquemático de “Benjamín” y no sólo fisura la precisión de sus rompecabezas gramaticales, sino que lo lleva a un camino de creación, de furia nominalista, sin retorno.       La batalla de Zacatecas, de Alberto Calzadíaz Barrera —13 pesos—. La toma de Zacatecas del 23 de junio de 1914 por fuerzas de la División del Norte fue el golpe decisivo con el que se derrumbó el régimen del usurpador Victoriano Huerta. En el bando huertista, el general Medina Barrón comandaba lo mejor que quedaba del ejército federal, reforzado por el siempre valiente y aguerrido jefe colorado Benjamín Argumedo.       Por los revolucionarios, la formidable División del Norte con todos sus comandantes de brigada encabezados por el centauro Francisco Villa en persona y con la mortífera artillería del general Felipe Ángeles. La batalla fue terrible, una de las más sangrientas de la Revolución. En este relato lleno de testimonios villistas de primera mano, Calzadíaz ofrece un recuento crudo y detallado del cenit de la estrella militar de Villa y los principales jefes de aquella gran División del Norte. Un episodio de la historia de México en breves páginas, acompañado de una selección de fotografías.       Yo soy Fontanarrosa, de Juan Villoro —12 pesos—. “Yo soy Fontanarrosa”, le dice el protagonista a un viejo conocido al terminar de jugar uno de los peores partidos de su vida. Sus compañeros de equipo son Chéjov, Tolstoi, Kafka, Hemingway, Joyce y seis más. A todos los ha decepcionado. Es casi el final de un insólito día entre policías, escritores, futbolistas y cabezas de Juárez. Este cuento de Villoro es un regalo de humor, pasión literaria y futbolera con matices de crónica urbana.       La sunamita, de Inés Arredondo —12 pesos—. Con resonancias bíblicas, este cuento, quizá el más conocido de Arredondo, narra la historia de la joven y bella “Luisa”, quien por el cariño filial hacia su moribundo tío “Apolonio” decide acompañarlo en sus últimos días. La convivencia despierta un deseo perverso en él, que lo mantiene vivo, atrapando a ambos en una historia ubicada en el umbral de la muerte, donde se mezclan inocencia y lujuria. Es una historia de amor que puede ser incómodo o “mal visto”, según los estándares de la sociedad.       Subasta, de María Fernanda Ampuero —12 pesos—. La protagonista de esta historia se aferra al lejano canto de un gallo para mantenerse viva. Atrapada en un mundo de violencia y discriminación donde la vida humana, su vida, vale unos cuantos pesos y se subasta a postores ávidos de colmar sus criminales apetitos, descubre, entre las memorias de su infancia, la improbable estrategia para salir del abismo en que se encuentra. En estas páginas, la autora logra un rudo y vívido retrato de la realidad a que se enfrenta la mujer latinoamericana.

De intrigas, misterio y rebeldías

El complot contra los Escipiones, de Valerio Massimo Manfredi —14 pesos—. En el siglo II, a.C., en la Roma republicana, los Escipiones dominan el escenario político y militar del poderoso Estado, pero sus ocultos enemigos elaboran un ambicioso plan para derrocarlos. La trama se desarrolla en la vía Appia, uno de los caminos más legendarios de la historia, donde un tribuno y su legión tienen la misión de transportar un cargamento de plomo a Roma. Sin embargo, el cargamento oculta un valioso tesoro y la clave para minar el poder de los Escipiones. La narración permite contextualizar al lector en un periodo determinado de la historia, al tiempo que lo aventura en un relato apasionante.       El almohadón de plumas y otros relatos, de Horacio Quiroga —11 pesos—. Publicado originalmente en 1917, relata la historia de una mujer recién casada que tiene un padecimiento tan extraño que parece imposible hallarle una cura. Entre el misterio y la desesperación de su esposo por salvar a su amada, los personajes se enfrentan a un terrible desenlace que hace de esta narración uno de los cuentos más famosos del escritor uruguayo.       Este título incluye también A la deriva (1917), la lenta agonía de un hombre que es mordido por una serpiente, en un escenario que recuerda a los paisajes poco explorados de las selvas latinoamericanas durante el siglo XIX, así como La lengua (1921), relato en el que Quiroga explora los extremos a los que el deseo de venganza puede llevar a los seres humanos, en una historia sobre amistad y traición.       El crítico, de Antonio Malpica —12 pesos—. En el sur de la Ciudad de México, un detective y su asistente intentan atrapar a un asesino que descuartiza a sus víctimas. El homicida, apodado “El Crítico”, se caracteriza por ejecutar a escritores poco conocidos, cuyas obras presentan graves errores de sintaxis, y por dejar como pista un ejemplar del autor plagado de marcas de corrección. Pero esta vez ha actuado de manera diferente: un escritor de gran prestigio en las letras mexicanas y con un amplio público lector ha sido asesinado, lo que estremece al ámbito cultural.       Ciudad quebrada, de Humberto Musacchio —14 pesos—. Los temblores de 1985 causaron daños severísimos y pérdidas irreparables, y marcaron el surgimiento de una nueva conciencia en los habitantes de la Ciudad de México, quienes confirmaron que ya nada podían esperar de un régimen corrupto, enfangado en la ineficacia y la frivolidad. Por algunos días, los habitantes de la metrópoli tomaron en sus manos el orden y demostraron que no necesitaban de las autoridades impuestas. En medio de tan enorme desgracia, aquella sociedad decidió levantarse y se organizó para el rescate de los sobrevivientes y para desenterrar a sus muertos. Contiene ilustraciones casi fotográficas.       El Zoológico, de Vasili Grossman, incluye ilustraciones de Eko, súper texto. El ejemplar número 30 de esta colección corresponde a La primavera magisterial, de Luis Hernández Navarro, sobre el inicio de la rebelión de los maestros y la destitución del líder sindical Carlos Jonguitud y el ascenso de Elba Esther Gordillo, impulsada por el entonces presidente Carlos Salinas. El número 31 es Chile: juventud rebelde, un texto que el FCE le encargó a Ariel Dorfman sobre la rebelión de los jóvenes chilenos, que también se publicará en su filial en ese país.