Pide Partido del Trabajo frenar venta ilegal de piezas arqueológicas

El delito de venta ilegal de piezas arqueológicas mexicanas se incrementa, de acuerdo con estadísticas de la Fiscalía General de la República (FGR), misma que ha recibido 21 denuncias de parte del...

El delito de venta ilegal de piezas arqueológicas mexicanas se incrementa, de acuerdo con estadísticas de la Fiscalía General de la República (FGR), misma que ha recibido 21 denuncias de parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia en los últimos cinco años, advirtió la diputada del Partido del Trabajo, Ana Karina Rojo Pimentel.

Al sustentar una propuesta con punto de acuerdo, para que las instituciones mexicanas hagan valer los instrumentos internacionales en la materia, la legisladora federal sostuvo que dichas piezas arqueológicas se ofertan y subastan en páginas de Internet o incluso en redes sociales, sin ninguna restricción.

Por ello, propuso exhortar a las secretarías de Relaciones Exteriores y de Cultura, así como al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para que refuercen y hagan valer el derecho internacional, a través de los acuerdos y protocolos de los que México es parte, para combatir la venta de dichas piezas en el extranjero.

El punto de acuerdo que analiza la Comisión de Cultura y Cinematografía, sustenta que en los últimos cinco años el INAH ha presentado 21 denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) por la venta ilegal de piezas arqueológicas.

Puso como ejemplo el caso de una página de Internet que ofrece en Jalisco 41 objetos arqueológicos. En Facebook en “Bazar Pulga”, el INAH detectó una venta ilegal de una figura antropomorfa en Colima, así como en varios estados de la República.

Otro caso mucho más cuantioso es el que se registró el pasado 18 de septiembre, cuando la casa francesa de subastas “Millon” puso en venta 95 piezas arqueológicas pertenecientes a las culturas teotihuacana, olmeca y maya, así como de los estados de Guerrero y Oaxaca, colección que superó el millón 200 mil euros, equivalentes a unos 25.6 millones de pesos.

La legisladora petista mencionó que este grave saqueo es, desafortunadamente, uno de los principales enemigos del patrimonio de los pueblos, porque impide la investigación para conocer el contexto real de los materiales culturales.

Concluyó al señalar que “el afán internacional por coleccionar sigue causando grandes daños al patrimonio arqueológico, pues existen personas ambiciosas, sin escrúpulos que también estafan con falsificaciones o fomentan el saqueo de sitios arqueológicos utilizando a campesinos pobres, que en esa actividad encuentran un complemento a su precaria economía”, alertó.