Rancière, la estética y la política

*En el libro publicado por el Fondo de Cultura Económica, el pensador de nacionalidad francesa aborda distintos debates en torno a la afectación que la estética y la política realizan en la vida d...

*En el libro publicado por el Fondo de Cultura Económica, el pensador de nacionalidad francesa aborda distintos debates en torno a la afectación que la estética y la política realizan en la vida de los seres humanos; asimismo, visibiliza la posibilidad que se halla en ambas en torno a producir puntos desidentitarios para que los sujetos dejen de reproducir los roles que les son asignados en el orden social "normal"

México, 28 de diciembre (Notimex).— Disenso. Ensayos sobre estética y política, escrito por el filósofo Jacques Rancière (1940), es una recopilación de distintos ensayos elaborados en torno a dos temáticas centrales en el itinerario de pensamiento del intelectual nacido en Argelia: nos referimos tanto al campo de la política como también al terreno siempre discutible y debatible del arte.      El también profesor de la Universidad de París 8, en este libro impreso en abril de 2019 bajo el sello del Fondo de Cultura Económica, discierne en torno a dos campos que el propio título de la obra ya prefigura, pero en medio de ellos habita un concepto (y una praxis) muy recurrente en la construcción teórica del filósofo de nacionalidad francesa: el poder, el cual incide dentro de la política y el arte; pero Rancière lo aborda desde su lado negativo, es decir, a partir de cómo dicha política y dicha estética concebida en el acto artístico rompen, clausuran y eliminan la dosis de jerarquía y desigualdad que el poder mismo intenta construir.       Si el poder establece órdenes "normales", el autor de El maestro ignorante. Cinco lecciones para la emancipación intelectual [2007] sostendrá que tanto la política como la estética habitante en el arte logran producir un disenso, un corte, una pausa y una fisura para que por ahí se cuele algo diferente, una redistribución de lo sensible.      Rancière apela a una Revolución estética que anule la dominación que el poder establece en la política y en la lógica normal del arte, visto como una dimensión en donde se replica la función social hegemónica de los sujetos, en la cual los cuerpos se viven sujetados a espacios y coordenadas fijas, determinadas, limitadas y coercitivas.       En la política y también en la estética del arte, el filósofo propone que existe una posibilidad de emancipación, desde donde los sujetos se desidentifican del rol original que les es impuesto a cada mujer, obrero, estudiante, campesino, gay, migrante, joven, oficinista, profesor, etc., es lo que Rancière denomina los procesos de subjetivación política. Tales temáticas las aborda a lo largo de 14 capítulos, en los cuales existe una potente e interesante entrevista que se retoma al autor, desde donde se le cuestiona acerca del concepto de biopolítica, lo cual le permite debatir ideas con el pensamiento teórico del también francés Michel Foucault.       Jacques Rancière comenzó su trayectoria filosófica al lado del teórico Louis Althusser; posteriormente, su obra se ha centrado —de una manera u otra— en analizar los devenires del movimiento denominado como Mayo Francés ocurrido en 1968. Son muy relevantes sus discusiones filosóficas con pensadores de la estatura filosófica como Gilles Deleuze, Antonio Negri, Giorgio Agamben, Alain Badiou y Jacques Derrida.