Irán, China y Rusia muestran su poderío naval en ejercicios conjuntos

Irán, Rusia y China mostraron este sábado su poderío naval en el segundo día de unos simulacros conjuntos que se llevan a cabo en el Océano Índico y el área del Mar de Omán.

Irán, Rusia y China mostraron este sábado su poderío naval en el segundo día de unos simulacros conjuntos que se llevan a cabo en el Océano Índico y el área del Mar de Omán.

Los barcos de los tres países salieron del puerto Chabahar, en el sureste de Irán, en el Golfo de Omán y se desplegaron en las áreas del norte del Océano Índico.

Según los informes, Irán participa en las maniobras con sus destructores Sahand y Alborz, los buques de guerra logísticos Kenarak y Tonb, el bote de misiles Neyzeh y el buque hospital Nazeri, destacó el canal de noticias PressTV.

El portavoz del Ministerio de Defensa chino, Wu Qian, anunció que el destructor de misiles guiados Xining participa en los simulacros.

El Ministerio de Defensa ruso envió tres barcos de su flota báltica, la fragata Yaroslav Mudry, el petrolero Yevgeniy Khorov y el remolcador Yel'nya, para participar en los ejercicios, informó Red Star, el periódico oficial de las fuerzas armadas de Rusia.

Las maniobras navales, cuyo nombre en código es "Cinturón de seguridad marina", tiene como objetivo promover la seguridad del comercio internacional en las regiones estratégicas, así como compartir experiencias en operaciones de rescate marítimo.

En estos simulacros, se prevé una variedad de ejercicios tácticos que incluyen el rescate de un barco flotante, atacar a un buzo flotante, disparar contra objetivos específicos y otros ejercicios tácticos y operativos.

El portavoz del simulacro militar conjunto de las tropas iraníes, rusas y chinas, refiriéndose a la participación de las Fuerzas Navales de la República Islámica de Irán y el Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica (IRGC) en los ejercicios, señaló: "Esta maniobra demostrará la autoridad naval de los tres países Irán, Rusia y China en la región", destacó la agencia FARS.

El oficial adjunto de Operaciones de la Armada iraní, Gholamreza Tahani dijo que uno de los logros más importantes de los simulacros es el mensaje de que Irán "no puede ser aislado".

Los ejercicios conjuntos, afirmó, muestran que las relaciones entre Teherán, Moscú y Beijing han alcanzado un nivel "significativo" y que esa tendencia continuará en el futuro.

"Esta es la primera vez después de la Revolución Islámica que Irán ha realizado una maniobra conjunta con dos grandes potencias navales mundiales a esta escala", resaltó Tahani.

Los ejercicios conjuntos de Irán con las fuerzas chinas y rusas se producen en medio de los continuos esfuerzos de Estados Unidos para presionar y aislar a Teherán mediante el acoplamiento de sanciones robustas y despliegues militares regionales como parte de una campaña de "máxima presión".

A principios de este año, Washington convocó a una coalición marítima que patrullara el Golfo Pérsico después de culpar a Irán de una serie de ataques sospechosos contra los petroleros que navegaban en la zona, que Teherán describió como operaciones de "bandera falsa".