LITORAL

ATRAPASUEÑOS

ATRAPASUEÑOS

BART MOEYAERT, PEZ EN EL AGUA DE LA LITERATURA

El escritor para niños y jóvenes belga Bart Moeyaert (Brujas, 1964) se desenvuelve como pez en el agua en la literatura, arte en el que sobresale su capacidad en el lenguaje musical y conciso, lo cual sobresale a través de las emociones contenidas y deseos no expresados”, como lo reconoció el jurado del Premio Memorial Astrid Lindgren 2019, con el que fue avalada su prolífica trayectoria y confirma su novela corta El amor que no entendemos.

El jurado del galardón destacó que en sus libros “retrata las relaciones en su punto de crisis con una inmediatez cinematográfica, incluso cuando sus complejas narraciones sugieren nuevas maneras de avanzar. El luminoso trabajo de Bart Moeyaert resalta el hecho de que los libros para niños y jóvenes ocupan un lugar indiscutible en la literatura mundial”. De ello también da cuenta el citado título, cuya escritura y estructura pareciera de gran simpleza, pero ello se encuentra en la superficie de una historia que tiene mucho que mostrar entre líneas y que deja en el aire espacios temporales que el lector debe llenar para tener en la mano “la fotografía completa”.

En plática con Litoral, el escritor que debutó a los 18 años con su autobiografía Duet met valse noten (1983), que fue calificado como el Mejor Libro del Año por el Jurado Belga de la Infancia y la Juventud, así como de Manos desnudas y La creación, explica que cuando escribe un relato no piensa en enviar un mensaje, lo hace porque es el mar en el que mejor nada, lo que le gusta hacer.

La literatura es el medio en el que mejor se puede comunicar, donde logra hacer las diferentes conexiones de que es capaz, incluir el lenguaje del cine en su literatura, explica el autor europeo, quien recientemente estuvo en México para participar en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil y presentar El amor que no entendemos. Cuando tenía unos 25 años, en un café, se dio cuenta que la gente se podía comunicar muy bien a través de una plática, intercambiaban ideas, comentarios, opiniones, historias, pero él no era así, para ello tiene a la literatura.

Con relación al significado que tiene para él recibir el Premio Memorial Astrid Lindgren 2019, uno de los más importantes en literatura infantil y juvenil que desde 2003 entrega el gobierno de Suecia a un escritor, ilustrador o promotor de cualquier parte del mundo, señala que es algo que no tenía descartado porque él creció con la literatura de la autora nacida en 1907 y muerta en 2002.

Detalla que desde los ocho años de edad empezó a leer sus libros, y ya lo hizo con todos, pero en realidad no sabía el verdadero valor de la escritora hasta que recibió el galardón, pues fue cuando le llegó la reflexión: claro, yo crecí con ella, la leí, le mencionaba cuando impartía cursos o conferencias, pero no tenía a ciencia cierta su dimensión porque también había crecido con otros autores y los nombraba en sus charlas, y entonces la importancia del premio para él radica en que ya se siente ser el autor que ha logrado ser.

Claro que ocupa el lugar más especial de los que ha recibido, porque desde la primera vez que se entregó este galardón fue nominado a recibirlo, y ahora lo recibió. Incluso en los últimos tres años todo indicaba que lo recibiría.

De su más reciente título publicado en español, dice que en El amor que no entendemos hay tres historias cortas que le suceden a la joven protagonista y que tienen que ver con su familia, en la que no hay una figura paterna, y recuerda que primero fue un cuento que luego se convirtió en una novela corta, que tiene algunos saltos en el tiempo que el lector joven debe conectar para conocer la historia en su totalidad.

Sobre lo que implica escribir para niños y jóvenes, Moeyaert anota que normalmente a los menores no se les ve como tales; se cree que es algo, un ser indefinido que camina por la calle, juega en el parque o incluso el reflejo de lo que alguna vez fue quien les mira, la base de lo que ahora se es. Pero no poseedor de una personalidad propia, y con ello se le da la espalda a la niñez. De ésta, incluso, se tiene la idea fácil de que es la faceta más iluminada de la vida de cada quien, pero también en esa etapa hay claroscuros y etapas oscuras. Todo ello exige repensar las cosas cuando se ve a los niños.

Por último, recomienda a los niños llevar un diario, que no sean alguien más, tener algo que los distinga, y es bueno observarse a sí mismo disfrutando las cosas, verse crecer a través de lo se hace. Ahora estamos inmersos en los medios electrónicos, pero hay mejores cosas que hacer, sobre las cuales platicar, como son los libros, ir al cine. Hay que hablar de las cosas importantes, finaliza.

Además de escritor, Bart Moeyaert es poeta, traductor, coreógrafo, periodista y actor. Su autobiografía, que ha sido traducida al alemán, al catalán y al japonés, se convirtió en un bestseller, posteriormente en longseller y finalmente fue adaptada para convertirla en una teatro y comedia musical. Sus libros han sido premiados en numerosas ocasiones y traducidos a diversas lenguas.