Aumentan operaciones de vigilancia de EUA sobre Corea del Norte

Estados Unidos aumentó las operaciones de vigilancia sobre la península coreana una vez más, anunció este jueves el rastreador de aviación Aircraft Spots, en medio de especulaciones de que Corea ...

Estados Unidos aumentó las operaciones de vigilancia sobre la península coreana una vez más, anunció este jueves el rastreador de aviación Aircraft Spots, en medio de especulaciones de que Corea del Norte puede realizar nuevas provocaciones, ante las estancadas conversaciones nucleares.

Este jueves un avión de reconocimiento RC-135S Cobra Ball realizó una misión de vigilancia sobre el mar del Este de Corea del Sur después de despegar de Okinawa, Japón. Posteriormente, se detectó otro RC-135S realizando un vuelo en la misma ruta, destacó la agencia Yonhap.

El mismo día, el avión de vigilancia E-8C -o JSTARS- también fue detectado volando sobre la península, a unos 9.4 kilómetros de altitud, según Aircraft Spots.

Los vuelos se realizaron luego de que Estados Unidos desplegó cuatro aviones espía, al mismo tiempo, sobre la península coreana a principios de esta semana, en una medida para intensificar su vigilancia sobre Corea del Norte, en medio de las preocupaciones de que puede realizar un disparo de un misil balístico intercontinental.

Corea del Norte amenazó con tomar un "nuevo camino" si Washington no logra presentar una nueva propuesta en los diálogos de desnuclearización antes de fin de año, por lo que puede dejar de lado la diplomacia.

Corea del Norte ha dicho que depende de Washington qué "regalo de Navidad" desea recibir, generando especulaciones de que podría estar preparándose para una grave provocación durante esta semana festiva.

En tanto, Corea del Sur anunció que está monitoreando de cerca los desarrollos en Corea del Norte, en cooperación con Estados Unidos, y que se encuentra preparado para tratar todas las situaciones posibles.

Este jueves, un medio de propaganda norcoreano, Meari, denunció la escalada actividades de vigilancia de Seúl y Washington sobre el régimen norcoreano, calificándolos como una medida provocadora.