Recuerdan a víctimas de sismo y tsunami que arrasó Asia en 2004

Varias naciones de Asia conmemoraron este jueves a las 230 mil víctimas del terremoto de 9.1 grados en la escala Richter y el posterior tsunami que asoló el Océano Índico, después de cumplirse 15...

Varias naciones de Asia conmemoraron este jueves a las 230 mil víctimas del terremoto de 9.1 grados en la escala Richter y el posterior tsunami que asoló el Océano Índico, después de cumplirse 15 años de uno de los desastres más mortales que se recuerdan.

En la mañana del 26 de diciembre de 2004 un terremoto de magnitud de 9.1 grados en la escala de Richter se registró en el norte de la isla de Sumatra, seguido de un tsunami con olas de hasta 20 metros de altura, que barrieron las zonas costeras más vulnerables de Indonesia, Sri Lanka, India, Tailandia y otros nueve países.

En la provincia indonesia de Aceh, donde pueblos enteros fueron arrasados ??y más de 125 mil personas perdieron la vida ante el inmenso oleaje se instalaron memoriales como homenaje, indicó RTVE.

A 15 años de la tragedia, la zona debastada fue reconstruida y cuenta ya con 25 mil 600 viviendas, centros comerciales, edificios gubernamentales y escolares en la que antes fue una zona de alto riesgo.

En Tailandia, donde murieron más de cinco mil 300 personas, los funcionarios celebraron una ceremonia conmemorativa y pidieron más atención, conciencia y preparación para este tipo de desastres.

En tanto, en Ban Nam Khem, el pueblo tailandés más afectado, llevará a cabo este jueves una vigilia con velas durante la noche. Al menos mil 400 personas perdieron la vida en este pueblo de pescadores.

A las 7:58 hora local, un terremoto de magnitud 9.1 en la escala Richter sacudió la costa noroeste de Sumatra el 26 de diciembre de 2004, en donde se perdió más del 70 por ciento de la población de la zona, destacó la británica BBC.

Una media hora después de registrarse el terremoto, olas de más de 20 metros de altura engulleron la costa de indonesia de Banda Ace, matando cerca de 170 mil personas y destruyéndolo todo a su paso, seguida por Sri Lanka y Tailandia.

Cerca de dos millones perdieron sus hogares. Miles de cuerpos nunca fueron encontrados.