A 10 años de Calacas Jazz Band

*Durante ese tiempo la banda de jazz, hot jazz y dixieland ha podido evolucionar en cuestión musical, de carácter e integración como grupo

*Durante ese tiempo la banda de jazz, hot jazz y dixieland ha podido evolucionar en cuestión musical, de carácter e integración como grupo

Por Cristóbal Torres

México, 22 de diciembre (Notimex).— Calacas Jazz Band es una banda que ha aprendido que no es suficiente con tocar bien y ensayar cada semana, sino que también hay que saber administrar el proyecto, lo que los ha llevado a superar la década de vida a un ritmo constante y con un núcleo de miembros estable.       “Es fundamental para todos los músicos tener esa preparación, ha sido muy importante para nosotros porque también pasamos por los procesos de trabajar con agencias y nunca nos fue muy bien; nos empezó a ir mejor hasta que tomamos las riendas del grupo”, aseguró Cristian Merino, quien toca el banjo.       Por su parte, la vocalista de la agrupación, María, recordó que 10 años atrás no había muchas bandas de este estilo, periodo durante el cual han podido evolucionar en cuestión musical, de carácter e integración como grupo.       “Nos hemos caído muy bien, pero también nos hemos caído”, dice Cristian, al tratar de explicar la razón por la que han podido seguir en pie durante 10 años. “Lo que nos ha ayudado a estar aquí es la madurez de poder separar la cuestión personal del trabajo y también de saberlo integrar”, dijo.       Uno de los méritos de Calacas Jazz Band es que “acercamos a mucha gente que antes no consumía este tipo de música”, aseveró María.       “Es interesante cómo han cambiado algunas cosas en más de 10 años; ver cómo hay más gente que le gusta este tipo de música. Eso es bastante gratificante, la gente va agregándose a este movimiento, desde bandas hasta gente común y corriente, es algo increíble”, apuntó por su parte Alejandro Hernández, baterista.

Un nuevo disco en camino

La agrupación ha comenzado a trabajar desde este año en un nuevo material, el cuarto de su discografía, mismo que aún no tiene título, pero ya está compuesto.       Las canciones “se empezaron a hacer desde inicios de este año, pero como todos tenemos otras actividades, entre los pocos ensayos que teníamos pudimos ver qué es lo que íbamos a grabar. Yo creo que va a quedar muy bien”, adelantó María.       En tanto, Alejandro anticipó que en el nuevo disco “estamos tratando de buscar las raíces de aquí, donde estamos parados; hay dos tres joyas, ritmos y sensaciones que te da la música mexicana, que estamos explorando ahora en este disco”.       Aunque todavía no hay una fecha definida para su lanzamiento, el plan es editarlo en mayo. “Va a seguir siendo en formato físico”, aunque “tal vez ya no en tirajes grandes”, refirió Cristian.       Mencionó también la posibilidad de publicarlo “con unas tarjetitas de descarga germinables: traen un código de descarga hechas de papel semilla que luego puedes plantar: zanahoria, chía, así contribuimos al medio ambiente”.       A 10 años de haber iniciado "nos encantaría que estas fusiones que estamos haciendo con música regional mexicana y jazz se conozcan fuera de México”, deseó María, mientras que Alejandro sentenció: “el jazz no muerde, no le tengan miedo; acérquense a escucharlo y a bailarlo”.