Primer ministro de Australia se disculpa por ausencia durante incendios

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, se disculpó este domingo por haber tomado vacaciones en medio de una de las peores oleadas de incendios forestales.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, se disculpó este domingo por haber tomado vacaciones en medio de una de las peores oleadas de incendios forestales.

Morrison, que se encontraba en Hawaii con su familia, regresó a Australia tras días de críticas y protestas por su ausencia ante una crisis que ha causado cuatro muertos.

Tras su regreso, el primer ministro dijo que es consciente del enfado de la gente al saber que estaba de vacaciones con su familia, por lo que pidió disculpas a los australianos a los que decepcionó, además de asegurar que tendría que haber tomado decisiones diferentes.

Morrison dijo este domingo que aceptaba las críticas recibidas por su ausencia, que no había sido oficialmente anunciada, destaco la Deutsche Welle.

El viernes el mandatario anunció que acortaría su viaje, luego de la muerte de dos bomberos voluntarios en los últimos días en Nueva Gales del Sur.

Tras visitar el cuartel de Bomberos del estado de Nueva Gales del Sur en Sydney, admitió la relación entre los incendios y el cambio climático, pero reiteró que su Gobierno no cambiará su política contra el calentamiento global.

Recalcó que el cambio climático es solo uno de los factores que han causado los incendios junto a la sequía, las quemas preventivas y los fuegos intencionados, y rechazó las demandas para que su Gobierno modifique sus planes.

Australia "asume su carga" en la lucha contra el calentamiento del planeta y su Gobierno cumplirá el compromiso de reducir las emisiones de gases contaminantes un 26 por ciento en 2030 con respecto a 2005, indicó Morrison.

En Nueva Gales del Sur, unos dos mil 500 bomberos se enfrentan a 118 focos, más de la mitad fuera de control, aunque la mayor preocupación se centra en el de Gospers Mountain, situado a unas 125 millas al noroeste de Sydney.

Según las autoridades al menos dos bomberos han muerto y otros 23 resultaron heridos por las llamas que han arrasado 100 mil acres de terreno, además de unas 15 viviendas y una cantidad importante de ganado.