Noche de debut sinfónico

*Dakuri y Aryem compartieron ante su público la experiencia y esfuerzo resultado de su trayectoria en el metal sinfónico

*Dakuri y Aryem compartieron ante su público la experiencia y esfuerzo resultado de su trayectoria en el metal sinfónico

Por Cristóbal Torres

México, 20 de diciembre (Notimex).—Una noche que el tiempo podrá señalar de histórica para el metal sinfónico capitalino ocurrió en el Sarina Bar, con la presentación en sociedad de dos noveles bandas: Dakuri y Aryem, agrupaciones que próximamente presentarán nuevo material discográfico, por lo que antes de cerrar el año decidieron interpretar su trabajo ante un recinto con excelente convocatoria en Tamaulipas, colonia Condesa.       Si bien, Aryem tiene ya un interesante tramo recorrido —el cual incluye videos y diversas canciones grabadas en estudio—, una desafortunada circunstancia los dejó sin vocalista. Después de una prolongada búsqueda hallaron a Karen Mendoza, quien llevaba un año en las profundidades de la escena subterránea interpretando covers de Nightwish; "No sólo es una persona apasionada y una gran amiga, sino alguien que con su voz le ha dado nueva vida a Aryem", enfatizó Diego Maaginen, bajista, fundador y principal compositor de la banda.      Apoyados en pistas para el contenido sinfónico —praxis muy común en las bandas del género—, la agrupación mostró una enorme fluidez y química en el escenario, fruto de no sólo de varias horas de ensayo y planeación sino de experiencia, en la cual han arropado favorablemente a su nueva vocalista quien jamás se arredró en todo su debut.      Previamente, Dakuri había calentado el escenario interpretando piezas de recién factura como "Vision", "Ritual" y "Prophecy", esta última su más reciente sencillo publicado apenas unos días atrás.      Itzi Guadiana y Alex Rojo son las mentes maestras de esta agrupación, nacida después de haber congeniado anteriormente en uno de esos proyectos que nacen y naufragan por un tiempo, pareciera, desbrujulados. Sin embargo, un año de trabajo compositivo se vio reflejado esa noche, donde se hicieron acompañar de sus dos aliados estratégicos: el guitarrista Demian Warheart y el bajista David Macías.      Finalizadas las presentaciones, ambos conjuntos subieron a desconectar todo su equipo, todavía sin ayuda de roadies ni staff. La convivencia al final del evento estuvo enmarcada por mutuas felicitaciones, en una promesa implícita de volver a compartir escenario en 2020 cuando ambas agrupaciones hayan lanzado finalmente sus anhelados discos debut.