Ensayan Ballet Folklórico y Orquesta Cecam

*Banda y bailarines se reunieron por primera vez para ensamblar la presentación que ofrecerán mañana miércoles en el Palacio de Bellas Artes

*Banda y bailarines se reunieron por primera vez para ensamblar la presentación que ofrecerán mañana miércoles en el Palacio de Bellas Artes

Por Cristóbal Torres

México, 17 de diciembre (Notimex).— Con dominio total de los tiempos y absoluta conciencia de los compases, fue como transcurrió el primer ensayo entre la Banda Filarmónica del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (Cecam) y el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández.       En el Foro Norma López de la Escuela de Ballet Folklórico de México, banda y bailarines se reunieron por primera vez para ensamblar la presentación que ofrecerán en el Palacio de Bellas Artes este miércoles 18 de diciembre.       Las tres primeras filas de las butacas fueron ocupadas por los jóvenes músicos del Cecam, dejando el escenario para el ballet; tras bambalinas, toda clase de ropas colgaba, incluyendo penachos, mientras las danzantes esperaban su turno e incluso grababan a sus compañeros bailando con la orquesta.       "Son Calenda", "Jarabe del Valle" y "Gira triunfal" fueron algunas de las piezas ensayadas, algunas veces con pista, otras con orquesta, y en ciertas ocasiones una combinación de ambas, en función de lo que el director de orquesta consideraba.       "Pinotepa Nacional" fue un claro ejemplo de esto último, pues debido a que sus primeros compases llevan piano, la orquesta sólo ejecutó las percusiones cual si fuera metrónomo, orillando al ballet a ser más que precisos hasta que todos los instrumentos se unieron, algo que alimentó aún más el ánimo de todos en el escenario.       En todo lo alto, en las butacas posteriores, Carlos Antúnez, coreógrafo, y Viviana Basanta, directora artística del ballet e hija de Amalia Hernández, dirigían el ensayo con micrófono en mano, preguntando al director de la orquesta si iniciaban con pista o con banda, indicando desde qué parte empezar, señalando cómo eran las entradas y salidas, y preparando todo para su primera colaboración con el Cecam en Bellas Artes.