Buscarán cancelar termoeléctrica en Jalisco

Jalisco anunció su oposición a la construcción de una central termoeléctrica en el municipio de Juanacatlán, bajo de argumento de que el estado no aceptará proyectos que no generen energía limp...

Jalisco anunció su oposición a la construcción de una central termoeléctrica en el municipio de Juanacatlán, bajo de argumento de que el estado no aceptará proyectos que no generen energía limpia.

Las autoridades estatales recuerdan su compromiso con el Acuerdo de París y la postura presentada en la Conferencia de las Partes (COP25) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, realizada en Madrid, España, recientemente.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, anunció que iniciará una ruta jurídica para combatir la autorización otorgada por el gobierno federal, a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), debido a varias inconsistencias y omisiones de carácter ecológico y territorial.

“Vamos a iniciar una ruta jurídica dada la omisión de información relativa a los usos de suelo y políticas de suelo, así como el sesgo en el análisis de agua y los alcances de las emisiones contaminantes a la atmósfera", advirtió Alfaro.

El Jefe del Ejecutivo estatal anunció que interpondrá un recurso administrativo de revisión ante la propia Semarnat para que reconsidere su visto bueno a la manfestación de impacto ambiental”, afirmó Alfaro Ramírez.

Agregó que su administración rechazará todos los proyectos basados en energías de fuentes fósiles, a pesar de representar inversiones importantes para la entidad. La termoeléctrica “La Charrería”, en Juanacatlán, estima una inversión de 759 millones de dólares.

“Jalisco no emite contaminantes de efecto invernadero por la generación de energía eléctrica, sin embargo, sabemos de un proyecto en Zapotlanejo que va a entrar en operación el año próximo y con el cual, compromete 10 por ciento nuestro presupuesto de carbono”, justificó el titular del Ejecutivo.

Por su parte, Sergio Graf Montero, secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial en Jalisco, advirtió que la construcción de la termoeléctrica aportaría 24 por ciento más de emisiones en la Entidad y sumaría un total de 34% del límite de las emisiones estimadas para el año 2050.

La planta, agregó, emitiría gases de efecto invernadero al año equivalentes al 21 por ciento de las emisiones generadas por todo el sector transporte, incluido el parque vehicular.

“No estamos en contra de la inversión privada en fuentes de energía, pero sí rechazamos los proyectos dependientes de combustibles fósiles y sus consecuencias ante la emergencia climática. En Jalisco promoveremos inversiones libres de pasivos ambientales”, subrayó Sergio Graf Montero.

De acuerdo con la autoridad estatal, la empresa que busca desarrollar la termoeléctrica tiene autorizaciones por parte de Semarnat, la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía.

Mario Silva, titular del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), afirmó que Semarnat no contempló criterios de regulación ecológica del suelo que están en el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano de la AMG (POTmet).

Agregó que autoridades de los tres niveles de gobierno deben cumplir con la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano y respetar herramientas y dictámenes vinculados al ordenamiento del territorio.

“(Esta ley) reconoce que los instrumentos metropolitanos tienen preponderancia y deben ser aplicados en aquellos dictámenes, instrumentos o herramientas de planeación que estén vinculadas al ordenamiento del territorio (…)

Eso, sumado a que el artículo 83 del Código Urbano establece que es de obligatoriedad para el gobierno de Jalisco y los municipios que formen un Área Metropolitana, aplicar en su totalidad el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano, POTmet”, concluyó.

A principios de noviembre, habitantes de los municipios de Juanacatlán y El Salto, en la Zona Metropolitana de Guadalajara, entregaron 3 mil firmas de quienes se oponen a la termoeléctrica La Charrería, de la empresa Firs Terra, que busca construir una central de ciclo combinado, para la cual necesita 2 mil 250 litros por segundo.

La planta estaría ubicada a cinco kilómetros de la cabecera municipal de Juanacatlán y en las inmediaciones del Río Santiago. En noviembre comenzaron los primeros trabajos en el sitio de su ubicación.