Jóvenes artistas presentan obra en Galería Torre del Reloj

*Las obras exponen los trazos que pauta, continúa, crea y transforma una línea en un contexto poético y artístico

*Las obras exponen los trazos que pauta, continúa, crea y transforma una línea en un contexto poético y artístico

Por Luis Galindo

México, 13 de diciembre (Notimex).— Los artistas visuales Elisa Salas y Francisco Diego unen sus talentos y propuesta contemporánea en la exposición Memorias de una línea, con escultura, dibujo y óleo, la cual se podrá apreciar en la Galería Torre del Reloj, del 19 al 29 de diciembre.     Notimex tuvo la oportunidad de entrevistar vía telefónica a ambos artistas, quienes, desde su respectiva e inspiración artística, compartieron detalles de su obra.      Salas, la joven artista visual, comentó que participa en la muestra con 30 piezas, entre esculturas, caligramas y otras esculturas planas con líneas, hechas con un filamento. “Eso es como mi nuevo implemento en la colección 2019 y es un poco a lo que he llegado con mi propuesta artística del caligrama, llevo cinco años haciéndolo" y, compartió que en estos momentos su proceso de exploración la "conduce nuevamente a la línea: la caligrafía”.       Detalló que algunas obras empiezan siendo una palabra y luego se convierten en puros garabatos lineales que van formando figuras, es como una deconstrucción del caligrama.      Para la artista, el objetivo de su obra es "transmitir la importancia de las historias en el ser humano", ya que muchas de sus piezas están basadas en la mitología griega y en esculturas romanas o en piezas del Renacimiento" y, puntualizó, que la idea es jugar mucho con todo lo que está escrito y lo que está plasmado en pintura, finalmente es la historia de alguien o algo”.      La artista plástica, quien desde los 12 años pinta al óleo, declaró que “en casi todas mis obras me inspiro en historias de la humanidad, como la Medusa salpicando su dolor, la Diana Cazadora y el Caballo de Troya, entre otras”.

Diálogo entre la escultura y la escritura

Por su parte, Francisco Diego señaló que decidieron hacer la exposición juntos porque existe entre ellos una similitud en el proceso de producción y no es la primera vez que experimentan con ello.       “Mi proceso consiste en, una vez que está la historia primero hago el boceto en la parte de atrás, empiezo a elaborar en óleo o en bronce; y el método que sigue Elisa es muy similar con el mío, pues ella hace un análisis de texto antes y empieza a desarrollar su obra”, explicó el artista.      Enfatizó que en su obra las líneas de deconstrucción del dibujo están expuestas en la pieza final; tanto en la pintura, como en la escultura, quedan plasmados los trazos iniciales que partieron de un texto.      Destacó que la exposición la integran 25 piezas, entre pintura, escultura y una muestra de los textos que generalmente no exhibe.      “El visitante podrá observar los escritos en los que nos basamos para la creación de nuestras manifestaciones artísticas y también estará Bili, un personaje de mi invención", manifestó Diego, quien describe a su personaje como aquel que está en proceso de entender el mundo contemporáneo.       Por último, el artista expresó que ha sido difícil exhibir sus propuestas, ya sea en espacios culturales o públicos, pero “tocamos puertas y uno de nosotros ya había expuesto en la Galería Torre del Reloj, por lo que se nos abrió nuevamente la oportunidad de exponer” y ahora están por abrir las puertas a Memorias de una línea, en este espacio cultural ubicado en la colonia Polanco de la Ciudad de México.