Cine independiente español en la Cineteca

*La cinta Ya no hay locos reflexiona sobre la relación que existe entre mexicanos y españoles después de la Conquista

*La cinta Ya no hay locos reflexiona sobre la relación que existe entre mexicanos y españoles después de la Conquista

Por Iván Santiago Marcelo

México, 12 de diciembre (Notimex).— El desarrollo que ha tenido a lo largo de 30 años la banda de punk El Noi del Sucre (El chico del azúcar) es narrado, a través de la ficción, en la película Ya no hay locos, del director español Lorenzo Morales (Utrera, 1970), que será presentada este viernes en la Cineteca Nacional.       En la cinta, grabada de 2017 a 2018 y que fue estrenada el pasado mes de mayo en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, tiene como protagonistas a dos punks de la década de los 80 que viven en el sur de España y donde su vida ha sido marcada por la banda rock que en el mundo real lidera Lorenzo.       En entrevista con Notimex, Morales detalló que el título de esta obra está inspirado en un poema del escritor zamorano León Felipe (1884-1968), quien en 1922 llegó a tierras mexicanas y regresó 16 años después para establecerse aquí, y con el que destaca que pese a lo vivido en el periodo de la Conquista, México fue uno de los países que le abrió las puertas a quienes huían de la Guerra Civil española y de la posterior dictadura.       De alguna manera, agregó, la cinta también pretende disminuir el sentimiento de rechazo que aún existe entre algunos mexicanos hacia los españoles; “fue el imperio el que vino aquí a sangre y fuego hace 500 años, con la Iglesia, pero no los españoles porque, al mismo tiempo, la gente que vivía en España también estaba siendo asesinada por el mismo imperio, por la misma Iglesia”.       Lorenzo Morales sostuvo que el largometraje de 100 minutos, del cual se espera una segunda parte, siembra muchas dudas para que el público, sobre todo joven, investigue; “para recuperar la memoria porque aquí se han robado la memoria a los pueblos, así como a los exiliados que se vinieron huyendo de esa misma monarquía”.        “La película tiene muchas metáforas y muchas lecturas. La tienen que ver unas cuantas veces, pero entre más las ves, vas descubriendo nuevas cosas. Porque para mí el cine, además de ser entretenimiento, es algo que debe hacer a mi cerebro: pensar y que provoque las ganas de seguir investigando”.