Muere Tanya Kohn, una artista de la naturaleza

*La pintora expuso en diversos museos y bienales de México y el mundo

*La pintora expuso en diversos museos y bienales de México y el mundo

Por Aura Fuentes

México, 11 de diciembre (Notimex).— La pintora checoslovaca Tanya Kohn, amante de la naturaleza y la belleza, quien llegó a México desde 1960, falleció ayer a los 84 años de edad en Tepoztlán, Morelos; por lo que habrá una reunión entre amigos y familiares y posteriormente se realizarán algunos homenajes.       El músico, compositor y artista sonoro Alyosha Barreiro relató en entrevista con Notimex que su madre se encontraba en la casa de él, en compañía de su hermana Vanesa, y aseguró que tuvo una muerte muy pacífica, placentera y hasta hermosa.       “Ella decía que se estaba fusionando con el mundo de colores que amaba tanto. Tenía una enfermedad: era celíaca, alérgica al gluten, una enfermedad devastadora porque el cuerpo deja de asimilar nutrientes y fue la causa del deceso”.       Aunque Alyosha no puede precisar el número exacto de exposiciones en las que participó su madre, calcula que son más de mil por todo el mundo, entre bienales y exhibiciones en los museos más importantes, como el Museo de Bellas Artes (Caracas, Venezuela), y el de México, así como el Museo de Arte Moderno de América Latina (OEA) (Washington, EU) y Bienal de Pintura en Sao Paulo y Lima.       “Ella llegó hace 50 años como parte de una gira de una exposición en Bellas Artes y se quedó en México, pues —aunque venía solo por una semana— se enamoró del país, se casó con mi papá, tuvo dos hijos —Vanesa Barreiro y yo—, y nunca salió”.       Tanya Kohn nació en Checoslovaquia el 14 de junio de 1935, pero a los tres años se fue con su familia a Quito, Ecuador. Después viajó por todo el mundo, estudió en Estados Unidos, Suiza, Francia e Israel, dentro de las mejores academias; además, Alyosha considera que su arte traspasó fronteras de una forma muy única.

Un linaje de sensibilidad

El músico considera que en algunos sectores su madre fue reconocida en México, ya que tuvo exposiciones en museos importantes como Bellas Artes; en tanto, gran parte de su obra hoy en día se presenta como parte de recintos de arte a nivel internacional, por lo que con su muerte se buscará honrar el trabajo que hizo.       “Mi mamá amaba lo hermoso, sus pinturas captaban la esencia de bosques, de la naturaleza, de los mares y como que metía al espectador a su obra; era una amante de la naturaleza apasionadamente y de la belleza, ella creía en la bondad y el gran talento humano de hacer el bien y eso lo plasmaba enormemente, amaba los colores, su gran pasión era la pintura”.       Sobre si dejó algo pendiente, Alyosha indica que como sucede con los artistas, siempre tienen trabajos en puerta, en el caso de su madre tenía contempladas unas exposiciones muy grandes en México, de las cuales de momento no puede hablar, pero más adelante compartirá los detalles; aunado a las exposiciones itinerantes fuera del país.       “Su estudio está lleno de obras que ya no pudo terminar, mi mamá trabajaba formatos muy grandes, era muy lindo verla: recuerdo horas y horas en un estudio fantástico en el sur de la ciudad, con muchísima luz, y esa era su vida. Antes de su muerte se estaban preparando algunas exposiciones de su vida y obra”.       Las colecciones de Tanya eran polifacéticas, creativas y denotaban una técnica profunda y muy personal. Creó collages de animales en peligro de extinción, hizo escultura, serigrafía, oleo, y en cada obra que creó, plasmó su esencia de forma única y poderosa.       “Yo soy músico, a mí me deja un aprendizaje de ser un amante también de la belleza y la naturaleza, de la búsqueda de un arte real, a mí mamá no le interesaba tanto la fama sino esta expresión real y honesta de cómo transmitir una obra de arte. Hay un linaje de sensibilidad enorme. Queremos hacerle un homenaje a su vida y a su obra”.