Pinturas muestran ofrendas en Templo Mayor

*Las obras en pequeño y gran formato fueron realizadas justo en el momento en que las ofrendas surgen a la luz durante las excavaciones

*Las obras en pequeño y gran formato fueron realizadas justo en el momento en que las ofrendas surgen a la luz durante las excavaciones

Por Iván Santiago Marcelo

México, 11 de diciembre (Notimex).— Este miércoles se inauguró en el Museo del Templo Mayor la exposición Luz de Adentro. Ofrenda al Templo Mayor, que consta de obras en pequeño y gran formato, realizadas al óleo y acuarelas, por el pintor Fernando Aceves Humana (1969) durante los últimos 10 años en las excavaciones que dirige el arqueólogo Leonardo López Luján.      Patricia Ledesma Bouchan, directora del Museo del Templo Mayor, señaló que cuando vio la obra de Fernando Aceves, lo primero que se le vino a la mente fue humedad, y así se dio cuenta que estaba frente a un verdadero talento mexicano, porque son contadas las obras de arte que te logran transmitir sensaciones tan profundas y retratan momentos efímeros, como lo es la primera vez que se descubre una ofrenda, experiencias que usualmente son accesibles para los arqueólogos.      “Las pinceladas de Aceves son firmes y emotivas, sus obras, acuarelas y litografías, son poderosas, y de esta manera el proyecto Templo Mayor logra mostrar la sofisticación del moderno trabajo arqueológico de nuestro país en el que el arte tiene una cabida lógica y armoniosa con el trabajo científico que aquí se desarrolla”, apuntó.      Por su parte, Fernando Aceves expresó que los 10 años que trabajó junto al equipo de López Luján para poder crear las obras presentadas hoy, le significaron gratitud y sorpresa. “Me abrieron sus puertas, me han enseñado tanto y hoy se ha hecho ya una amistad entrañable”, sostuvo.      “Es algo indescriptible ver estas ofrendas preservadas por la humedad en esta ciudad que las sepulta”, señaló el artista, quien también expresó que a través de estos años y estos trabajos pudo vivir una de sus grandes pasiones: la arqueología.      En tanto, el arqueólogo Miguel Báez Pérez, integrante del proyecto Templo Mayor, apuntó que tener a un artista residente por más de 10 años dentro del proyecto, genera que sea un compañero con quien se puede platicar más sobre el trabajo diario y poder transmitirle esa emoción de forma oral para que él la exprese en su obra pictórica.