Fiesta en Buenos Aires por llegada de Alberto Fernández

Las calles de Buenos Aires, en particular las adyacentes a la Casa Rosada, sede del ejecutivo argentino, se han convertido esta tarde en una fiesta popular por la toma de posesión de Alberto Fernánd...

Las calles de Buenos Aires, en particular las adyacentes a la Casa Rosada, sede del ejecutivo argentino, se han convertido esta tarde en una fiesta popular por la toma de posesión de Alberto Fernández.

Desde la toma de protesta en el Congreso se escucharon vítores y consignas que respaldaban los dichos del discurso del mandatario, que duró una hora.

Cánticos que recordaban los que se registraron durante los mitines y manifestaciones de apoyo en la campaña electoral, se registraron de nueva cuenta.

Los gritos y los aplausos inundaron el Congreso por la ceremonia de protesta de quien fuera el opositor del saliente presidente Mauricio Macri y por momentos no dejaron que la ceremonia avanzara en los tiempos estipulados.

Lo acompañaron a la salida del recinto legislativo su pareja, Fabiola Yáñez, así como la vicepresidenta Cristina Fernández, en un grupo arropado por los gritos de quienes rodeaban el edificio.

Después de subir al auto la multitud se acercó a saludarlo, tomarse fotografías en rápidos "selfies" o entregar documentos y hasta regalos mientras recorría con lentitud la avenida de Mayo en dirección a la Casa Rosada, en una celebración desbordada que dificilmente era manejada por las escoltas.

Casi al mismo tiempo inició un festival en Plaza de Mayo a cargo de bandas que actúan en turnos breves, previsto para extenderse hasta las 17:00 horas (20:00 GMT).

Las bandas se caracterizan por sus mensajes de impugnación, entre los que destacan las proclamas feministas y los vítores por el regreso de un gobierno de izquierda después del periodo de Macri, donde queda una legislatura donde resultó imposible aprobar el aborto y en el que se dividió la población por la inflación económica y sus efectos.

Al ingreso al edificio de gobierno, donde laborará los siguientes cuatro años, la fanfarria “Alto Perú” recibió al presidente.

En el salón Blanco de la Casa Rosada rendirán protesta esta misma tarde los ministros de gobierno y recibirá a las delegaciones extranjeras.

Entre esas delegaciones destaca la uruguaya por sus tres representantes: el expresidentes José Mujica, el presidente en funciones Tabaré Vázquez y Luis Alberto Lacalle Pou, ganador de los pasados comicios.

Al final también acudió Antônio Hamilton, vicepresidente de Brasil, al frente de una delegación que se dudó que llegaría por las fricciones entre las posturas del presidente brasileño Jair Bolsonaro y Fernández.

Se espera que a las 19:00 horas (22:00 GMT) Fernández tome de nuevo los micrófonos y dé un discurso en el que se dirija a la población argentina.

Los conciertos y los vítores continúan en las calles en una Plaza de Mayo y sus alrededores plenos de energía y felicidad por un cambio de gobierno y el retorno de la tradición peronista al cargo.