Policía de Nueva Zelanda investiga muerte de turistas en erupción volcán

La policía de Nueva Zelanda anunció este martes que inició una investigación criminal sobre las circunstancias de las muertes de turístas por la erupción del volcán Whakaari, mientras que ocho ...

La policía de Nueva Zelanda anunció este martes que inició una investigación criminal sobre las circunstancias de las muertes de turístas por la erupción del volcán Whakaari, mientras que ocho personas siguen desaparecidas.

Los operadores de compañías de turismo podrían enfrentar cargos de homicidio involuntario si se los encuentra penalmente responsables por no proteger a los clientes, dijo un experto en derecho penal, de acuerdo con The New Zealand Herald.

Un total de 47 personas se encontraban en la isla o cerca de ella en el momento que el Whakaari arrojó silenciosamente vapor hirviendo, rocas y cenizas en el aire.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, envió un mensaje a las familias y amigos de los turistas extranjeros atrapados durante la erupción del volcán Whakaari, tras expresar un "dolor insondable" por la tragedia.

"Nuestros corazones están con las familias de los heridos, desaparecidos o fallecidos", dijo Ardern, destacó Radio Nueva Zelanda.

"Para aquellos que han perdido o faltan familiares y amigos, compartimos su dolor y tristeza y estamos devastados", agregó.

La primera ministra confirmó que cinco personas murieron y otras ocho seguían desaparecidas después de la erupción el lunes en la isla Whakaari, también conocida como White Island.

Entre los turistas que se encontraban en la isla durante el cataclismo figuran turistas de Australia, Estados Unidos, Reino Unido, China, Alemania, Malasia, así como sus guías de Nueva Zelanda.

Durante una declaración ministerial ante el Parlamento, Jacinda Ardern hizo un reconocimiento al coraje de los pilotos de helicópteros que tomaron la decisión consciente de aterrizar en la isla después de la erupción para tratar de rescatar a las personas.

"Quiero reconocer su coraje, en sus esfuerzos inmediatos para sacar a la gente de la isla, esos pilotos tomaron una decisión increíblemente valiente en circunstancias extremadamente peligrosas".

La policía, con el apoyo de Bomberos y Emergencias de Nueva Zelanda, se enfoca en la operación de recuperación, así como en trabajar para confirmar el número exacto y la identidad de aquellos que no se tienen en cuenta, dijo.

Sin embargo, había pocas esperanzas de encontrar vivos a los desaparecidos, después de que los vuelos aéreos de reconocimiento nocturnos no encontraran signos de vida.

La policía también dijo que los cuerpos que quedan en la isla están cubiertos de cenizas.