Robacasas son vinculados a proceso en Sonora

Cuatro sujetos, que se dedicaban a entrar y robar en viviendas, ubicadas en el sur de esta ciudad ya se encuentran internados en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Ciudad Obregón, sin benef...

Cuatro sujetos, que se dedicaban a entrar y robar en viviendas, ubicadas en el sur de esta ciudad ya se encuentran internados en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Ciudad Obregón, sin beneficios de libertad y en la espera de una larga sentencia.

Luis Eduardo “N.” y Luis Alonso “N.” son los presuntos responsables de introducirse en una vivienda, en la colonia Posada del Sol, propiedad de Yadira Patricia “N”,

Esta última salió de la ciudad a visitar a sus familiares, pero a su regreso se percató de que la protección de una de las ventanas de su casa había sido destrozada y la chapa de la puerta principal de acceso se violentó.

La víctima encontró sus pertenencias destrozadas y se dio cuenta de que le habían sustraído cuatro televisiones de plasma de distintas dimensiones, una tableta electrónica, un Xbox con dos controles y 15 videojuegos, así como aparatos de cocina como: microondas, licuadora y hasta el cilindro de gas.

Por su parte, los otros dos delincuentes detenidos son: Luis Gustavo “N.” y Jesús Manuel “N.”, quienes al parecer son los que entraron a la vivienda de Diego Fabián “N”, en la colonia Primavera, aprovechando que estaba sola, pues él junto con su familia habían salido de la ciudad.

Cuando regresó Diego Fabián “N” notó que la ventana del baño tenía daños, la protección que daba seguridad a esa área estaba completamente desprendida y al ingresar a su vivienda se dio cuenta de que habían sido víctimas de robo, porque su casa estaba en total desorden.

Pero además le faltaba un televisor, un celular iPhone, joyería de oro, dos relojes de caballero, ropa y una navaja.

Ambas víctimas reportaron los ilícitos, por lo que las autoridades realizaron las investigaciones necesarias, recabaron datos de prueba, tanto científicas, como de campo, hicieron entrevistas con testigos, inspecciones oculares, diligencias de reconocimiento de objetos y de personas, entre otras.

Esto permitió la localización y aseguramiento de objetos materia del delito que habían sido robados y fueron reintegrados a sus propietarios.