En cine documental no decide el director, sino quienes en él aparecen

*Respetar lo que quieren que se documente de su realidad es darles voz, afirman expertos

*Respetar lo que quieren que se documente de su realidad es darles voz, afirman expertos

Por Evangelina del Toro. Enviada

Puerto Escondido, Oax., 6 de diciembre (Notimex).— En el cine documental se respetan las decisiones de las personas que en él aparecen y no lo que diga el director, además, al inicio de las grabaciones se establece la ética y políticas a seguir, aunque siempre habrá una invitación a transgredirlas, coincidieron expertos en el tema.       Durante la mesa “Filmar lo otro - cine, antropología y ética”, en el marco de la quinta edición del Festival del Puerto que se celebra en este destino turístico, el director de Sísifos, Nicolás Gutiérrez Wenhammar, explicó que filmar a otras personas surgió de su interés en conocer, ver y entender quién son y dónde viven, y retratar de una manera más íntima.       "El documental te permite distanciarte y posicionarte a una distancia que vas a ir entendiendo poco a poco, y que tiene que ver con la ética de cómo hacer las cosas", manifestó.       Explicó que en su filme, que trata de la vida en un anexo para las adicciones en Chiapas en el que buscó retratar el sistema y no a una persona, “tienes que ir aprovechando cuando te abren la puerta”.       Por su parte, el director de Bad hombres, Juan Antonio del Monte, refirió que su documental habla sobre los habitantes de las calles de Tijuana que tienen un pasado de deportación, y la realidad que él vivió en dicha ciudad.       “Les preguntamos qué era lo que querían que se documentara de su realidad. Es decir, asumieron ser filmados, pero decidieron que no salieran en el corto final; no lo hicimos, lo respetamos, y eso es darles voz y capacidad de decisión a estas personas. No sólo por ser cineastas, nosotros decidimos”, expresó.