Sanctorum, la criminalización del campo mexicano

*Joshua Gil pretende con esta película atraer la atención del gobierno mexicano a un tema sabido, pero que no se difunde

*Joshua Gil pretende con esta película atraer la atención del gobierno mexicano a un tema sabido, pero que no se difunde

Por Evangelina del Toro. Enviada

Puerto Escondido, Oax., 6 de diciembre (Notimex).— Una acción de sobrevivencia que confluye con la parte mística de la cultura mixe de Oaxaca es cosechar marihuana o amapola, lo cual no hace al agricultor un delincuente o narcotraficante, es lo que plantea Sanctorum, película del director Joshua Gil que habla sobre la criminalización del campo mexicano.       "Muestra a familias que se ven en la necesidad de rentar sus servicios para cosechar marihuana o amapola como campesinos, lo que no significa que sean delincuentes o narcotraficantes, simplemente son campesinos. También toca temas más metafísicos, como la injusticia social y la desaparición de los derechos del trabajador", explicó el realizador.       Gil (Puebla, 1985) considera importante tocar estos asuntos y atraer la atención del gobierno mexicano, ya que es una temática que se habla poco y aunque se sabe bastante, no se difunde.       —La realidad es que la película sí ha puesto un poco el dedo en la llaga, a través de nosotros y otras organizaciones se ha hablado del tema de la legalización. Lo que se quiere mostrar es que el campesino no tiene la culpa de lo que se siembra, es la situación económica, y nosotros estamos a favor de que el trabajador haga lo que tenga que hacer para poder subsistir; si al gobierno no le parece la forma de subsistir del campo, que nos diga cuáles son las buenas, porque llevan años rescatándolo y no lo logran.       En este sentido, reiteró que la discusión de la película va en torno a la incapacidad de los programas estatales o federales para brindar y garantizar tanto el alimento como el sustento a muchas familias que están en situación de extrema pobreza.       —En su salida comercial, seguramente va a proponer una agenda legal o una discusión, por lo menos; sale para el próximo año, por ahí de mayo—, puntualizó en entrevista con Notimex.

Riesgos personales y distribución, sus peores problemas

En el marco de la quinta edición del Festival del Puerto, que bajo el lema “Imagen-sentido” se celebra del 4 al 8 de diciembre en Puerto Escondido, Oaxaca, relató que el filme nació por la búsqueda de un documental sobre el campo mexicano que planteara una salida de esa realidad para vivir algo mejor, después de la existencia en este mundo.       Señaló que parte del contenido cuenta con tomas en campos de marihuana, con campesinos y sicarios reales, en donde para filmar la parte documental, fueron llevados a diversas zonas con los ojos tapados.       Mencionó que otras dificultades por las que pasó para filmar la película fueron los recursos, los permisos para grabar en ciertos lugares, juntar un documental con una fantasía y las cuestiones climatológicas características de la sierra mixe, entre otros problemas.       Joshua Gil dijo que antes de decidirse por Oaxaca analizó hacer las grabaciones en Guerrero, Michoacán e, incluso, Puebla; sin embargo aseveró que esos estados están “secuestrados” por el narcotráfico, “no había manera de filmar una historia así, sin poner la vida de varios en peligro”.       Durante la proyección de Sanctorum, expuso que también está inspirada en el caso de los alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y el proceso de sufrimiento de los familiares de los 43 jóvenes que siguen desaparecidos; será la próxima semana cuando se proyecte por primera vez, en Santa María Tlahuitoltepec, lugar donde se filmó; posteriormente se verá a Tulum, en el encuentro zapatista, Ginebra (Suiza), Francia y España.       Sobre el trabajo del cine mexicano, comentó que existen varias propuestas; sin embargo, el tema de la distribución “lo está matando”, ya que la batalla con los grandes monopolios está perdida; se requiere buscar otras infraestructuras para tener un circuito comercial cultural, algo parecido a lo hecho con la cinta “Roma”, del director Alfonso Cuarón.