Dos décadas de Miguel Inzunza

*El cantautor sinaloense festejará 20 años de trayectoria en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris con un concierto especial

*El cantautor sinaloense festejará 20 años de trayectoria en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris con un concierto especial

Por Cristóbal Torres

México, 5 de diciembre (Notimex).— Miguel Inzunza (Ahome, Sinaloa, 1978) es una rara avis en el panorama musical. Aunque incursionó en la televisión y lanzó su primer disco con un sello consolidado como Sony BMG, prefirió tomar lo que él considera una “decisión prudente” y se hizo a un lado de los grandes reflectores mediáticos. A través de su obra plasma anhelos que le palpitan con la fuerza suficiente para hacerlos canción.       Incapaz de comprometer su impulso creativo, se alejó de una maquinaria que le imponía decisiones artísticas y desde hace 20 años ha forjado una carrera de manera independiente, que este 6 de diciembre celebrará con un concierto especial en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.       La presentación “va a tener diferentes facetas: desde el formato de guitarra sola hasta salir a tocar con media banda, y luego con la banda completa. Va a ser un concierto muy dinámico, dependiendo la canción”, anunció el músico en entrevista con Notimex.       La velada también ofrecerá una escenografía muy especial: “vamos a hacer una puesta en escena muy linda con arte visual también muy lindo; pondremos mapping en el concierto”.       El autor de piezas como “Circo bicicleta” y “La ciudad sin ti” recomendó ir a su concierto acompañado de alguien. "Es una excelente ocasión para ir en pareja porque será una presentación muy íntima que amplificará las emociones y la empatía. Un concierto de estos es un muy buen pegamento en las relaciones. Lo recomiendo como una cita romántica, pues va a estar enmarcado en un escenario hermoso como lo es el Teatro de la Ciudad, con una increíble banda de músicos; yo sé que puede ser un acontecimiento lindo para compartir", dijo.       El concierto será grabado, lo que implica más responsabilidad para Inzunza, pues no fungirá sólo como intérprete, sino que también hará labores de producción. “No puede ser que en casa del herrero, cuchillo de palo. Me tengo que aplicar con el audio, y eso también demanda esfuerzo”.       Explicó que el recital lo grabará en imagen y en audio, aunque no sabe si lanzarlo como un producto; sin embargo, lo subirá a YouTube pues considera que últimamente el producto audiovisual no se está sosteniendo, y prefiere sacar un CD a un DVD.

El amor por su oficio

Para el cantautor no ha sido problema mantener viva la llama de su trabajo durante 20 años, porque no es una llama, “es un incendio”.       "Al principio es muy difícil prender y hacer fuego, pero una vez que el fuego arranca tiene una inercia y empieza a quemarlo todo. Así también el amor por un oficio va creciendo sin cansar. Con el transcurrir de los años te sigues emocionando, y a medida que vas ampliando tu espectro, tu capacidad de asombro, te vuelves cada vez más sensible a las artes, más empático", manifestó.       Miguel Inzunza expresó que uno de los retos más interesantes durante estos 20 años de labor ha sido mantener “el arrojo y la valentía” de sus primeras etapas, pues el tiempo “te vuelve más cauteloso”:       "Ese arrojo se va perdiendo poco a poco con los años. Como dicen: 'para escribir poéticamente hay que vivir poéticamente'. Entonces, eso demanda a veces vivir cosas intensas en la vida, estar nutriéndote de cosas que te emocionen fuerte para conservar ese arrojo", sostuvo.       No obstante, el cantante sinaloense admitió que el combustible más importante en estas dos décadas ha sido la retroalimentación con el público. "La verdad, el cariño de la gente nutre mucho; la gente que nos escribe y dice: 'tu canción evitó que me suicidara', por ejemplo, eso te carga de energía y hace ver que tu obra tiene una utilidad; esa retroalimentación es un combustible muy bueno, reiteró.       En cuanto a la evolución que ha tenido en estos 20 años, afirmó que muchas cosas han cambiado, como su ingenuidad de querer hacer una canción propositiva; "pero a medida que vas adquiriendo lenguaje, y no me refiero al verbal o al de la palabra, sino al emocional, siento que empiezas también a ser más asertivo, y creo que he mejorado en eso", señaló.       Para Miguel Inzunza es muy importante mantener el equilibrio “porque finalmente yo soy de alguna forma el vehículo por el que pasa la música, y cuando soy un intérprete también; cuando soy un compositor, soy el vehículo por el que pasan las ideas”, concluyó.