Festival del Puerto, plataforma para cine mexicano

*La apuesta es por el cine que ofrece narrativas diferentes, apasionado, que se rebela a los modos industriales y no cuenta con espacios suficientes para su exhibición

Por Evangelina del Toro. Enviada

Puerto Escondido, Oax., 5 de diciembre (Notimex).— La quinta edición del Festival del Puerto, con el lema imagen-sentido, apuesta al cine mexicano que ofrece narrativas diferentes y que no cuenta con espacios suficientes para su exhibición.      "No es un cine que uno pueda ver en la cartelera comercial; además de los lenguajes alternativos, también le estamos apostando al cine mexicano. Varias ediciones han sido 100 por ciento de cine mexicano. Nuestro país tiene muchos talentos, cineastas increíbles; sin embargo, los sitios de difusión son escasos, insuficientes, entonces le apostamos a lo diferente", externó el director de Programación del encuentro, Sébastien Blayac.      Durante la inauguración del Festival se proyectó Sanctorum, de Joshua Gil, quien refirió que pese a que su película ha sido exhibida en otros lugares, esta es la primera vez que se hace en Oaxaca, donde se filmó.      La directora operativa del Festival, Paola Herrera, precisó a su vez que durante los próximos cinco días se proyectarán 24 títulos en nueve sedes, funciones especiales, la sección especial Hecho en Oaxaca, filmes para niños, conferencias, mientras que diferentes chefs realizarán una interpretación culinaria de las funciones.      En tanto, la titular de la Secretaría de Cultura y las Artes de Oaxaca, Adriana Aguilar Escobedo, señaló que existen recursos para apoyar festivales de este tipo, que apoyan a comunidades, se preocupan por el arte y ofrecen el cine en zonas del estado que no tienen acceso a ese arte.      El director del festival, Nino Cozzi, reiteró que este evento nació para acompañar y abrirle camino al otro cine, “al preocupado por profundizar en el misterio, el que levanta el oleaje para incomodar nuestro letargo, este cine de imágenes indomables, que abre el universo y nos reta a adentrarnos en él. Un cine que se rebela a los modos industriales y que se hace con pasión”.