Presidente surcoreano nomina a legisladora para ministra de Justicia

Choo Mi-ae, legisladora durante cinco mandatos del partido gobernante, fue nominada para ser la nueva ministra de Justicia, anunció este jueves la oficina presidencial, Cheong Wa Dae.

Choo Mi-ae, legisladora durante cinco mandatos del partido gobernante, fue nominada para ser la nueva ministra de Justicia, anunció este jueves la oficina presidencial, Cheong Wa Dae.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, eligió a Choo para el puesto, que ha estado vacante durante varias semanas, desde que Cho Kuk dimitió por la investigación de la fiscalía estatal sobre las supuestas irregularidades cometidas por su familia.

Choo cuenta con experiencia y cualidades de estadista desarrolladas en su larga carrera como jueza convertida en política, por lo que se espera que complete la reforma judicial y contribuya al establecimiento del Estado de derecho basado en la equidad y la justicia, destaca la agencia noticiosa Yonhap.

La legisladora también prometió hacer todo lo posible para conseguir "la reforma judicial y de la fiscalía", describiéndola como "la llamada de los tiempos".

Tras ser nominada, Choo deberá someterse ahora a una audiencia de confirmación parlamentaria, pero la fecha de la misma aún no se ha fijado.

Su elección por parte de Moon se considera como una baza para contrarrestar la presión apenas velada de la fiscalía sobre la oficina presidencial, con investigaciones intensivas sobre sospechas de corrupción de alto nivel, que involucran a confidentes de toda la vida del presidente, bajo el liderazgo del fiscal general, Yoon Seok-youl.

Aunque el presidente puede seguir adelante con el nombramiento de un ministro sin la aprobación oficial del Parlamento, la nominación de un legislador en activo ha causado habitualmente menos problemas políticos.

El presidente Moon ha buscado fuertes medidas para lograr una de sus promesas de campaña claves: la reforma de la fiscalía, que, según los críticos, goza de excesivo poder y autoridad.

El 9 de agosto, durante una reorganización radical del Gabinete, Moon nominó a ministro de Justicia a su ayudante cercano Cho Kuk -un profesor de derecho-, y lo nombró un mes después, pese a la enorme crítica, diciendo que era la persona adecuada para reformar la fiscalía.

Cho acabó renunciando al puesto el 14 de octubre, después de que su esposa fuera imputada, elevando las preocupaciones sobre el futuro de la iniciativa del presidente para reformar la fiscalía.