México inaugura colección de literatura centroamericana

por Samuel Cortés Hamdan

por Samuel Cortés Hamdan

El conocimiento recíproco en los países de América Latina es una obligación, especialmente entre México y Centroamérica, declaró hoy el editor Phillipe Ollé-Laprune en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de este país.

"Pretendemos exigir el retroceso de la ignorancia y el olvido", señaló el editor al presentar los primeros libros de la Biblioteca de Literatura Latinoamericana de la Dirección Ejecutiva de Diplomacia Cultural de la Cancillería, una iniciativa editorial que forma parte del programa cultural Mirar al sur.

Los novelistas Sergio Ramírez, Rodrigo Rey Rosa y Horacio Castellanos Moya quedan contemplados en el catálogo junto a Roque Dalton, Carmen Lyra, Juan Ramón Molina y el poeta surrealista Luis Cardoza y Aragón, todos escritores centroamericanos.

América Latina debe identificar qué puntos la unifican a nivel cultural y a México le toca voltear al sur, señaló Enrique Márquez, encargado de la diplomacia cultural de la SRE, luego de que el episodio del "Comes y te vas", encabezado por Vicente Fox contra Fidel Castro, aisló al país en la región.

Eventos como la Revolución cubana ya no son los referentes unificadores de la región, deben identificarse y destacarse nuevos, agregó.

Por su parte, el escritor hondureño Giovanni Rodríguez aseguró que la industria editorial centroamericana es muy pobre y está desconectada, lo que dificulta divulgar títulos incluso de autores clásicos como Juan Ramón Molina. Los problemas en común de la región están propiciando una literatura con importantes puntos de encuentro, señaló.

En la presentación de la Biblioteca de Literatura Latinoamericana, además, se hizo un llamado a los lectores a reconocerse como ciudadanos del problema común latinoamericano a través de estas lecturas autóctonas y regionales.