La vida antigua y moderna en Tepito

*Con una exposición fotográfica muestran que ese “barrio bravo” también es detonador de procesos culturales

*Con una exposición fotográfica muestran que ese “barrio bravo” también es detonador de procesos culturales

Por Iván Santiago Marcelo

México, 3 de diciembre (Notimex).— El FARO Azcapotzalco Xochikalli inauguró este martes la exposición fotográfica Derechos culturales y memoria colectiva, la cual pretende demostrar que las personas integrantes de cualquier comunidad de la Ciudad de México pueden ser detonadores de cultura.       El director del Instituto de la Defensa de los Derechos Culturales, Jesús Galindo Calderón, señaló que la muestra está conformada por 25 imágenes de adultos mayores del barrio de Tepito, de las cuales 19 fueron tomadas entre los años 40 y 50, mientras que las seis restantes son recientes.      “Estas imágenes tienen que ver con ellos y con el barrio. Hay muchas fotos en las que aparecen ejerciendo los oficios tradicionales que se viven en el barrio de Tepito y que aún permanecen. Vemos a zapateros, personas que se dedican al comercio; es decir, oficios emblemáticos de la zona”, declaró durante una entrevista con Notimex.      El funcionario capitalino detalló que las fotografías más recientes son resultado de un curso ofrecido por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México hace unos años, y a través de ellas se refleja la vida comunitaria, es decir en los parques,  las vecindades y  las casonas que integran el llamado “barrio bravo”.      “La finalidad básica de esta exposición es el ejercicio de los derechos culturales, y con mayor puntualidad el derecho a la memoria cultural comunitaria. Hemos puesto mucho énfasis en anteriores administraciones en el tema de la cultura grande; sin embargo, ahora nos interesa mucho tocar esta parte de la cultura comunitaria”, manifestó.      Galindo Calderón instó a no ver a las comunidades como simples receptoras de cultura, sino como potenciales detonadoras de procesos culturales, “y qué mejor que un adulto mayor o cualquier otra persona pueda darse cuenta que sí puede ser un detonador de un proceso cultural como lo es la Fotografía”.      “Para nosotros es importante trabajar con adultos mayores porque creemos que la vida comunitaria de hace unas décadas en México nos llevaba a tener mayor cohesión social, y estas personas, a través de las imágenes, nos pueden dar testimonio de lo que era la vida comunitaria y cómo se vivía en un ambiente mucho más armónico”, indicó.