Nuevos espacios para el arte contemporáneo

*La curadora Regina de Con Cossio detalla el desarrollo que tuvo Casa Nakazone en su proceso de encontrar nuevas formas para presentar obras actuales

*La curadora Regina de Con Cossio detalla el desarrollo que tuvo Casa Nakazone en su proceso de encontrar nuevas formas para presentar obras actuales

Por Cristóbal Torres

México, 2 de diciembre (Notimex).— Regina de Con Cossio, curadora de arte y fundadora de la plataforma Sybaris con la cual busca espacios para artistas y viceversa, se considera “el enlace entre las piezas y las paredes”.      Con tres residencias en países diferentes (Dubai, Estados Unidos y México), Con Cossio viaja todo el tiempo, pero recientemente se dio tiempo para estar en la capital mexicana con el fin de presentar Casa Nakazone, un concepto con el que da continuidad a su búsqueda de nuevos espacios para piezas de arte.      —Casa Nakazone nace de mi propia curiosidad por encontrar espacios distintos para presentar arte. Lo que hago es buscar colaboraciones en lugares donde puedan dialogar de la mejor manera las piezas que elijo.      En esta ocasión decidió colaborar con el despacho de arquitectos Escobedo Soliz. “Es la primera vez que colaboro con ellos; tenía tiempo de ver el trabajo de Pavel Escobedo y Andrés Soliz: las piezas que habían presentado antes son completamente materiales y súper minimalistas”, resaltó durante entrevista con Notimex.      Con ellos buscó un sitio con características específicas, que pudiera funcionar con la curaduría que concibe en mente. “Tenía que ser una casa que resaltara los materiales; tenía que ser de ladrillo, con ese tipo de cemento, con ese juego de la luz y el aire”.      Después de acercarse a los arquitectos y presentarles su propuesta de colaboración, “se volvió un proyecto muy cercano en el que los tres estuvimos de la mano en todo el proceso: tanto en la selección de las piezas, la casa, los espacios y el discurso. Fue una gran experiencia”.

Una casa de ascendencia japonesa

La casa elegida pertenecía a una clienta del despacho; su ascendencia japonesa le dio título al espacio. “La Casa Nakazone era perfecta para la selección de piezas que yo traía en mente presentar. Estaba en completa sincronía con el discurso”.      Regina eligió piezas de artistas que forman parte de su plataforma Sybaris: Gustavo Artigas, Manuela García y Gustavo Salazar. “Mantengo con ellos una relación de representación; soy la que elige los lugares para ellos y me dicen si están interesados o no”.      Los trabajos seleccionados “son obras únicas, piezas exclusivas; algunas han sido exhibidas fuera de México. Salazar ha estado varias veces en museos en Estados Unidos, Artigas ha estado en el MoMA (Museo de Arte Moderno) de Nueva York y García tiene una trayectoria entre Colombia y México importante”.      La curadora aclara que todos los artistas “fueron parte de las conversaciones; mandaron los instructivos para las instalaciones y están documentadas las pláticas que tuvimos con ellos mientras hacíamos la instalación. Yo estoy aquí siendo su cara, pero están todos presentes”.      —Están presentando fotografías y videos de la intervención, ¿por qué lo presentan así?      —Nos surgió la pregunta de cuál es el papel del registro en la obra de arte contemporánea y cuál es su importancia. Al ser una exposición de arte conceptual, teníamos que crear el concepto y para eso nos funcionaba documentar la intervención en la casona; así pudimos generar un nombre en torno a la exposición.      Casa Nakazone no es la primera intervención de este tipo que realiza Regina de Con Cossio. “Brick House, en India, fue un proyecto similar interesante y próximamente habrá una en Dubai (ciudad relevante de Emiratos Árabes Unidos) con arquitectura completamente árabe; aunque es distinta, va ser seguir con esta misma línea de buscar espacios diferentes para obras de arte que tengan un discurso diferente”.