Semarnat niega permiso para instalar parque fotovoltaico en Yucatán

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), negó a la empresa Suman SAPI de CV., la autorización para el proyecto "Parque Fotovoltaico Oxcum-Umán".

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), negó a la empresa Suman SAPI de CV., la autorización para el proyecto "Parque Fotovoltaico Oxcum-Umán".

Esa empresa pretendía instalar un parque solar de 150 MW y dos líneas de transmisión en el municipio de Umán, localidad conurbada con esta ciudad capital.

El rechazo, según lo expone en un comunicado la dependencia federal, fue por presentar diversas inconsistencias e incumplir disposiciones de la legislación en materia ambiental.

El resolutivo publicado por la Secretaría el l proyecto consiste en la instalación y operación de un campo fotovoltaico que estaría diseñado con 499 mil 200 paneles Canadian Solar de 310 WP por modulo.

En el documento que se da a conocer se establece que la potencia pico total de la instalación es de 154,75 MWp. El diseño de la planta se dividiría en 78 sub-plantas de dos MW cada una. La infraestructura requiere de una subestación transformadora de 115/34,5 Kv y con una potencia de 150 MW.

La superficie total en el cual se instalaría el proyecto es de 300 hectáreas ubicadas en Oxcum, municipio de Uman.

El resolutivo publicado por la Secretaría el 28 de noviembre, determina que la promovente (la empresa), no presentó la evidencia técnica y científica para demostrar su aseveración de que no encontró ecosistemas excepcionales, ni tampoco un ecosistema relevante por los servicios ambientales que presta.

Lo anterior aun cuando el área de influencia y área del proyecto, presentan, entre otros, vegetación predominante de tipo selva baja caducifolia y subcaducifolia, considerada de gran importancia por los servicios ambientales que presta.

Aunado a ello, la propia firma promovente reporta como áreas ocupadas por diversos grupos faunísticos, incluidas especies protegidas por la NOM-059-SEMARNT-2010, así como por aves migratorias.

Cabe destacar que el resolutivo refleja la opinión negativa sobre el proyecto emitida por diversas dependencias federales y estatales, tales como la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, la Dirección General de Vida Silvestre, la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos, y la Dirección de Desarrollo Urbano Sustentable, Ordenamiento Territorial y Patrimonio Histórico del estado de Yucatán.

Dichas dependencias en sus informes detallan una larga lista de omisiones, incumplimientos, metodologías limitadas, subvaloraciones de impactos y medidas de mitigación insuficientes e inconsistentes, entre otros.

También se cita la opinión de la Presidencia Municipal de Umán, la cual indica que solicitó apoyo e intervención del gobierno estatal respecto al proyecto, “amén de que se desconoce cuáles son los riesgos ambientales que pueden causarse de realizarse esta obra”.

Asimismo, la opinión emitida por la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos. Esa opinión, resalta uno de los aspectos más críticos del proyecto.

Se le requirió presentar las memorias de cálculo por medio de las cuales determinó que la reducción en las emisiones atmosféricas causantes del cambio climático que se dejarán de generar con la construcción de la planta, supera los servicios ambientales que proporciona la vegetación forestal presente en el predio, entre los que se encuentra la captura de carbono”.

El proyecto consistía en la instalación y operación de un campo fotovoltaico que estaría diseñado con 499 mil 200 paneles Canadian Solar de 310 WP por modulo.

La superficie total en la cual se instalaría el proyecto es de 300 hectáreas ubicadas en Oxcum, que pertenece a Umán y la inversión era de aproximadamente unos 130 millones de dólares.