Protestan jubilados porque gobierno yucateco redujo pensión

Un grupo de jubilados y pensionados del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey) prepara nuevas acciones de protesta por lo que consideran reducción “ilegal...

Un grupo de jubilados y pensionados del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey) prepara nuevas acciones de protesta por lo que consideran reducción “ilegal” del monto de sus pensiones.

Los afectados insisten en que de manera sorpresiva y sin aviso alguno, el gobierno del estado les redujo de sus percepciones entre 500 y dos mil pesos mensuales, según la cantidad que recibe de pensión cada trabajador.

Por su parte, el gobierno del estado aclaró, en un comunicado, que este 2019, con un importante esfuerzo de ahorro: de enero a septiembre, en comparación con el mismo período del año anterior, la actual administración del organismo, ahorró 272 millones 148 mil 254 pesos.

“Gracias a estos esfuerzos fue posible entregarles a pensionados y jubilados un recurso único extraordinario. El pago de ese recurso extraordinario comenzó el 1 de enero y concluyó el 15 de octubre, pasado”.

“A partir de este 29 de octubre, los pensionados y jubilados del Isstey reciben los montos que se establecen por Ley y que venían recibiendo hasta el 31 de enero de 2018”, precisó.

Es decir, el gobierno estatal afirma que no se redujo el monto de la pensión, solo se dejó de otorgar el apoyo económico, logrado con ese ahorro, precisa el documento.

Sin embargo, esa aclaración no ha convencido a todos los burócratas pensionados, y varios de ellos encabezan desde hace varias semanas movilizaciones y protestas contra la administración estatal, a quienes le exigen retirar los descuentos a sus pensiones.

Algunos de los inconformes, ya analizan también iniciar una lucha legal para que se les restituya el pago, pero por lo pronto anuncian, a través de redes sociales, nuevas movilizaciones para el próximo sábado 30 de noviembre.

En medio de este problema, el Isstey enfrenta una crisis financiera propiciada por un quebranto de más de dos mil millones de pesos en sus finanzas por más de dos mil 100 millones de pesos que administraciones estatales anteriores dejaron de pagar.

Es decir, se cobraron las cuotas que por ley deben pagar los burócratas estatales, como parte de las reglas de operación del Instituto, pero éstas nunca llegaron a las arcas del Isstey.

Fue apenas el pasado 4 de noviembre que la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso local interpuso una denuncia por esos hechos ante la Auditoria Superior del Estado de Yucatán.

Las denuncias fueron interpuestas contra seis ex directores de ese organismo, así como contra los ex secretarios de Hacienda y Finanzas, Juan Ricalde (Ivonne Ortega Pacheco), y el de Finanzas Alfredo Dájer Abimerih (Rolando Zapata Bello).

Ese instituto opera desde hace poco más de 42 años, y tiene bajo su responsabilidad el pago de las pensiones de unos tres mil burócratas estatales.