Casa de las Ajaracas, un recinto con historia

*La investigadora Gabriela Sánchez Reyes rescata y difunde la importancia del inmueble virreinal

*La investigadora Gabriela Sánchez Reyes rescata y difunde la importancia del inmueble virreinal

Por Iván Santiago Marcelo

México, 27 de noviembre (Notimex).— La investigadora de la Coordinación de Monumentos Históricos del INAH, Gabriela Sánchez Reyes, expuso la importancia histórica y arquitectónica que tiene la antigua Casa de las Ajaracas, un recinto colonial que actualmente alberga el Museo Archivo de la Fotografía (MAF).      Durante su conferencia titulada “La casa de Mayorazgo Nava Chávez, presencia y memoria de un patrimonio arquitectónico en el Centro Histórico”, impartida en el MAF como parte de la Noche de Museos, señaló que hace unos años llevó a cabo una investigación de este inmueble, que no se limita a las fechas y nombres de personajes claves, sino que proporciona información que permita al público conocerlo, valorarlo y conservarlo.      Agregó que a partir de ese estudio documental, encontró que desde el siglo XVI hasta mediados del XIX, los propietarios de este espacio —ubicado en la esquina de las calles de Guatemala y Argentina, en el Centro Histórico de la Ciudad de México— fueron los integrantes de la familia y el mayorazgo Nava Chávez.      “Un canónigo de la catedral fue el que adquirió el predio, lo heredó a sus descendientes y fundó un mayorazgo, que es como un fideicomiso, que consistía en concentrar los bienes inmuebles de la familia, para que permanecieran con ellos y pudieran vivir de sus rentas; en caso de querer deshacerse de alguna de ellas, tenían que pedir permiso al rey. Desde 1580, más o menos, está fechada la presencia de esta familia hasta mediados del siglo XIX”, apuntó.      La investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sostuvo que los dueños del inmueble —que forma parte de un conjunto de casas virreinales que han logrado conservarse porque sobresalen por sus valores arquitectónicos—nunca vivieron en la propiedad, ya que rentaban todo el espacio: en la planta baja eran accesorias para comercios, mientras que la planta alta era utilizada para vivienda.      Añadió que este trabajo lo realizó como parte de una de las vocaciones que tiene la Coordinación de Monumentos Históricos, que consiste en hacer investigación histórica, a partir de los archivos históricos, para fecharlo y para buscar la conservación de los edificios.