Expresidenta Park volverá a ser juzgada por caso de corrupción

El Tribunal Supremo de Corea del Sur ordenó este jueves un nuevo juicio para la expresidenta Park Geun-hye, al cuestionar las absoluciones de los tribunales inferiores sobre los cargos de soborno y p...

El Tribunal Supremo de Corea del Sur ordenó este jueves un nuevo juicio para la expresidenta Park Geun-hye, al cuestionar las absoluciones de los tribunales inferiores sobre los cargos de soborno y pérdida de fondos estatales.

El Tribunal Supremo ordenó al Tribunal Superior de Seúl volver a juzgar a Park, presentando dudas legales sobre la decisión del tribunal de apelaciones, en julio, de reducir la sentencia de la expresidenta en el escándalo del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS) a un rango de uno a cinco años de prisión.

Además de la conmutación de la pena de prisión, el Tribunal Superior de Seúl también redujo la multa de Park en 508 mil 905 dólares, hasta 2.3 millones de dólares, absolviéndola de una parte del cargo de pérdida de fondos estatales, aplicando un cargo de malversación de fondos en su lugar, destacó la agencia noticiosa Yonhap.

Park fue imputada en enero de 2018 por cargos de aceptar 2.9 millones de dólares de tres jefes del NIS, entre 2013 y 2016, en colusión con sus secretarios, y sentenciada por el Tribunal del Distrito Central de Seúl, en julio del mismo año, a seis años de prisión y una multa de 2.7 millones de dólares.

Sin embargo, el Tribunal Supremo dijo que las decisiones de los tribunales inferiores de absolver a Park de los cargos de pérdida de fondos estatales y soborno fueron erróneas y que debería ser considerada culpable de tales cargos.

El escándalo de corrupción, que también involucró a la amiga y confidente de Park, Choi Soon-sil, y al heredero de la compañía Samsung, Lee Jae-yong, ejemplificó los lazos colusorios profundamente arraigados entre el sector político y los conglomerados de la nación asiática.

La Asamblea Nacional aprobó la destitución de Park en marzo de 2017, ante las protestas de miles de surcoreanos.

Park, hija del expresidente autoritario Park Chung-hee, quien asumió el cargo a principios de 2013 por un período de cinco años como la primera mujer presidenta del país, es la tercer exlíder de Corea del Sur en ser condenada por corrupción.