Irán condena ataque a su consulado en ciudad santa de Najaf

Irán e Irak condenaron este jueves el ataque contra el consulado iraní en la ciudad santa de Najaf, luego de que manifestantes iraquíes incendiaron la sede diplomática el miércoles por la noche.

Irán e Irak condenaron este jueves el ataque contra el consulado iraní en la ciudad santa de Najaf, luego de que manifestantes iraquíes incendiaron la sede diplomática el miércoles por la noche.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores iraní, Abbas Mousavi, condenó el ataque y exigió al gobierno iraquí "acciones decisivas, efectivas y responsables ... contra agentes y agresores destructivos" que atacaron el consulado, citó la agencia oficial de noticias IRNA.

Manifestantes antigubernamentales irrumpieron y prendieron fuego al consulado iraní en la ciudad sureña de Najaf la noche del miércoles, a medida que la agitación política sigue en aumento.

El Gobierno de Irak también condenó el ataque al consulado iraní en la ciudad santa de Najaf, que luego fue puesta bajo toque de queda, informaron medios estatales.

El ataque del miércoles "tenía como objetivo dañar las relaciones históricas entre Irak e Irán y con el resto de los países", señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores iraquí en un comunicado, según los medios iraquíes.

"Las misiones diplomáticas que operan en Irak son respetadas y apreciadas", agregó el ministerio, tras subrayar que el incidente no reflejó la perspectiva de Irak.

Durante los hchos, un manifestante murió y al menos 35 personas resultaron heridas cuando la policía iraquí disparó contra los manifestantes para evitar que ingresaran al consulado iraní.

Los manifestantes retiraron la bandera iraní del edificio y la reemplazaron por una iraquí. El personal del consulado evacuó de manera segura el edificio.

El ataque fue la expresión más fuerte hasta el momento del sentimiento anti-iraní de los manifestantes iraquíes, que han salido a las calles durante semanas en Bagdad y en varias ciudades al sur del país.