Recuerdan a Chucho Zarzosa a 100 años de su nacimiento

[En una charla llevada a cabo en la Fonoteca Nacional, el crítico Germán Palomares y el hijo del homenajeado, Samuel Zarzosa, recordaron las bondades de un músico que, a decir de ambos, poco a poco...

[En una charla llevada a cabo en la Fonoteca Nacional, el crítico Germán Palomares y el hijo del homenajeado, Samuel Zarzosa, recordaron las bondades de un músico que, a decir de ambos, poco a poco ha quedado invisible para muchos]

Por Cristóbal Torres

México, 21 de noviembre (Notimex).— Se rindió homenaje al músico Chucho Zarzosa con motivo del centenario de su natalicio en la Fonoteca Nacional, con un diálogo entre el crítico musical Germán Palomares y el músico Samuel Zarzosa, hijo del homenajeado.      “Gracias por recordar a un músico singular que no admite comparaciones”, inició Palomares, quien consideró que una de sus debilidades es “que todos amamos la música; sin embargo, casi nadie ama a los músicos” y solicitó a Samuel Zarzosa que hablara del hombre antes que del músico.      Zarzosa dijo que hace unas semanas se enteró que en Alemania tienen un día en el que festejan a su padre, “me quedé verdaderamente impresionado. Tiene que ver el gusto por la música y también por el músico”.      “Mi padre, aparte de ser un extraordinario músico, era un extraordinario ser humano, padre y esposo, fue un ejemplo de cómo conducirnos en la vida como seres humanos”, resaltó con notoria emoción al hablar acerca de su progenitor.      Reprodujeron una entrevista dada por el arreglista a la radiodifusora XEW. Allí, Chucho Zarzosa narró sus inicios como músico, “lo explica de una manera que yo desconocía”, mencionó su hijo, quien añadió que comenzó como acompañante del cantante Rodolfo “Rudy” Pimentel; más tarde, en el programa radiofónico “La hora del ranchero” se lo volvió a encontrar y fue cuando lo invitó a formar parte de su banda.

Una lección de cómo componer, arreglar y matizar la música mexicana

Ambos ponentes recordaron a los músicos con los que tocó Zarzosa: Pedro Vargas, Lucho Gatica, Lucha Villa, Amparo Montes, Toña la Negra y Adelina García, de quien reprodujeron “Nieve”; “que ni tú ni yo la conozcamos, ya es algo sorprendente”, dijo Palomares, quien resaltó los arreglos realizados en esa pieza por seguir vigentes hoy en día.       Palomares se refirió a un disco en el que Chucho Zarzosa “dio realmente una lección de cómo componer, arreglar y matizar la música mexicana”: La feria de las flores.      De acuerdo con el crítico, “la música mexicana viene padeciendo de algunas enfermedades, que son el mariachi y el bolero; hay música mexicana maravillosa a la que muy pocos se remiten y menos en este tiempo; podríamos ser representados en el mundo de una mucho mejor manera” y La Feria de las flores es un ejemplo. “A mi padre no le gustaba ni el mariachi, ni los tríos”, remató Zarzosa hijo.       En la charla también dejaron escuchar “Cancionero”, de Álvaro Carrillo; “Ojos de almendra”, de Juan Arvizu; "María”, de Leonard Bernstein; “Noche de ronda”, de Elvira Ríos y “Nunca”, de las hermanas chilenas Sonia y Miriam, piezas en las Zarzosa participó.      Finalmente, Samuel Zarzosa anunció que se hará un homenaje con la Sinfónica de Minería el 25 de marzo en la Sala Nezahualcóyotl, donde posiblemente se cuente con la presencia de Armando Manzanero. “Mi papá no se retiró de la música. Un mes antes hizo un concierto y decidió irse; yo creo que lo determinó”, dijo al evocar la parte final de la vida de su padre.      Murió de cirrosis o “muerte natural”, como el mismo Chucho Zarzosa llamaba a la enfermedad. “El mundo no debe ser fácil para los que tienen una sensibilidad extrema”, justificó Palomares.