Arte para proteger el Lago de Cuitzeo

*Con la exposición se pretende generar un nivel alto de conciencia acerca de los efectos negativos propios de la contaminación ambiental

*Con la exposición se pretende generar un nivel alto de conciencia acerca de los efectos negativos propios de la contaminación ambiental

Por Luis Galindo

México, 15 de noviembre (Notimex).— Con motivo del rescate al lago de Cuitzeo, ubicado en Michoacán, se inauguró la exposición "ITSI. Una llamada de alerta", conformada por maquetas de esculturas monumentales realizadas por 32 artistas plásticos; dicho material se exhibe en el segundo piso del Palacio de Cultura-Palacio de Iturbide dentro del Centro Histórico de tal entidad.      Víctor Lichtinger, presidente del Consejo Consultivo del Agua, comentó que las obras son el compromiso de 32 escultores para plasmar su punto de vista dentro de formatos grandes —en maquetas de esculturas grandiosas de 10, 20 o 30 metros—, los cuales se colocarán alrededor del lago Cuitzeo, proyecto cuya primera obra comenzará en el 2020.      “El objetivo es generar desarrollo sustentable y conciencia ambiental alrededor de la cuenca y del lago Cuitzeo para salvarlo, pues es el segundo lago más grande de México; pero se está secando y se halla contaminado”, dijo Lichtinger acerca del motivo central de dicho esfuerzo artístico.      Abundó que unieron esfuerzos empresas y ciudadanos, con la intención principal de demostrar que en México sí se puede trabajar para salvar un lago, y este es un lago maravilloso y bellísimo, “el cual queremos rescatar y al mismo tiempo beneficiar a toda la población habitante de su entorno".      Destacó que el compromiso de los artistas plásticos gira en torno a generar desarrollo, conciencia de sustentabilidad ambiental y llamar la atención sobre la condición del lago de Cuitzeo.      La exposición "ITSI. Una llamada de alerta", contiene obras como Tridente, de Xavier de María y Campos; Nunca más, de Lilia Lemoine Roldán; Redes, de Pablo Castro; Colector de agua pluviales, de Aurora Noreña; Somos agua, de Noé Katz; La rosa de los vientos, de Manuel Terán Martínez; Estructura para la naturaleza, de Gabriel Macotela y Sin título, de Jorge Yazpik, entre otros.