Los presagios de la Conquista

*En el Museo del Templo Mayor presentan exposición acerca del tema

*En el Museo del Templo Mayor presentan exposición acerca del tema

México, 11 de noviembre (Notimex).— Con el título Tetzáhuitl. Los presagios de la conquista de México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presentó una exposición en la cual se ilustra un acontecimiento ocurrido hace 500 años, según las fuentes históricas: el primer encuentro entre Moctezuma II y Hernán Cortés, personajes con visiones distintas; sin embargo, compartían un punto en común: su creencia en las voluntades divinas.       Abierta al público en el Museo del Templo Mayor (MTM), la muestra incluye 30 piezas, 20 de las cuales evocan —junto con imágenes complementarias y textos— el complejo y ancestral pensamiento mexica, mientras que 10 más son fotografías y documentos de su contraparte europea.       Los especialistas Guilhem Olivier, del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y la directora del referido museo, Patricia Ledesma, son los responsables de la curaduría de dicha muestra que permanecerá hasta marzo de 2020.       En el módulo mexica, explicó, se incluyen elementos que revelan ciertas prácticas adivinatorias, las cuales eran una forma de ordenar el mundo, por lo cual incluyen los misteriosos tetzáhuitl que antecedieron al fin de Tenochtitlan, expresando la estrecha relación existente en Mesoamérica entre los planos terrenal y sobrenatural.       Ledesma agregó que si bien fueron diversas las sociedades en las cuales se registraron presagios relativos a la Conquista —como los tarascos, tahínos e incluso los propios incas del actual Perú—, la exposición recrea únicamente ocho tetzáhuitl mexicas recogidos en las obras de los frailes Bernardino de Sahagún y Diego Durán.       Esos presagios son, según un comunicado del INAH, “la caída de un rayo en el templo de Xiuhtecuhtli, el incendio repentino del Templo Mayor, la aparición de seres monstruosos, el paso de un cometa, la presencia de una mujer llorando por las calles tenochcas, una grulla con un espejo de obsidiana en la cabeza, una piedra parlante que se negó a llegar a la capital mexica, y el tetzáhuitl de un agricultor que, raptado por un águila, fue llevado a una cueva en la que atestiguó una visión de Moctezuma dormido, signo de que el tiempo del tlatoani estaba por terminar”.